25 jun. 2017

KARONTE EN ESCENARIO SANTANDER

¡Queridos lectores!

Regreso con una crónica de un concierto al que he asistido anoche, en Santander, perteneciente al LÁBARO METAL FEST. Tocaban cuatro bandas de la tierra pero yo fui por mis apreciados KARONTE.

                                                     



A las 22:30 horas daba comienzo la actuación de KARONTE sobre el Escenario Santander. Después del show de Seznaus, llegaron las sombras del perfecto death-trash de los veteranos en la escena del extreme metal cántabro para poner ritmo a la noche y convertirla en una velada digna de recordar.

Karonte dieron un pequeño repaso a distintos temas que se ajustaron a la perfección unos con otros. Es lo malo de los festivales, que siempre te quedas con ganas de escuchar mucho más. 

Las canciones de su trabajo Paraíso sin fe se mezclaron con algunas reeditadas en su cd aniversario “Vivo y Resucitado”, con himnos de su trabajo Letargo, con el que muchos los descubrimos por primera vez, y piezas de su Alliance for Death Domination.

 


La actuación comenzó con un tema presente en Paraíso sin Fe. El día de las Alabanzas nació sin prisa bajo las pulsaciones de Rochar a la batería. Los riffs de ambas guitarras fueron acoplándose, al igual que el bajo de Isma hasta que Kini despertó a los rezagados que todavía no habíamos entrado en calor, al cantar eso de: Lograste en un día lo que años te costó, limpiaste tu conciencia, la muerte te absolvió…

Las sombras de la noche fueron creciendo a cada nota estridente que bombeaba el corazón con la potencia de los acordes y juntos susurramos Repta Humano, cansados de existir en este mundo que a veces no comprendemos: Y es tu sombra la que oscurece lo demás, en tinieblas no es completa la verdad…

Con el tercer tema de la noche, titulado Falaris, los riffs melódicos se entremezclaron con el pedaleo acelerado de la batería y los graves del bajo, marcando el headbanging de los presentes. Los gritos y las sonrisas resurgieron entre la voz gutural de Kini que nos explicaba que “despacio pasa el tiempo, sepulcro asfixiante, sólo hay infierno para los culpables…”.

Se echaba mucho de menos el buen hacer de estos grandes músicos que no solo son perfectos en ejecución sino que nos siguen sorprendiendo con la cruda poesía de sus letras. 

Tras un silencio para hidratarse y no desfallecer en el intento por culpa de esta ola de calor que asola el norte, la canción Paraíso sin fe cobró vida y el respetable pudo gritar uno de los mejores comienzos, según mi opinión, que puede tener una canción:

Despertar y ver que no hay recuerdos, descubrir que nunca hubo fe, en cada árbol oír como grazna el cuervo, arrancar sus alas y gritar: Fe, fe, fe, sin fe…  

(Gracias a Karonte porque esta pieza es una de mis preferidas junto a himnos antiguos como Norte).

A Paraíso le siguió Cobaya, presente en su demo “Bendita Hipocresía” y en el cd aniversario “Vivo y Resucitado”, para después ceder el trono a un viejo himno para el que Kini nos pidió ayuda en la voz.



Mi Epitafio.

Él pidió y nosotros no nos hicimos de rogar, ya que esta canción es y será una de las más coreadas por el público al que le encanta la banda. La voz profunda de Kini rasgó el silencio instaurado y las palabras resonaron: Quiero que escriban en mi epitafio, para continuar tras el balanceo de baquetas y notas musicales: maldigo el día que te conocí, espero se cumplan todos mis presagios y descubras realmente lo que es sufrir…

Naciendo a mitad de melodía, el que es para mí, uno de los mejores solos de guitarra del metal extremo, no solo a nivel nacional, y que no dudé en inmortalizar con mi móvil. 

Tras este himno de su obra Letargo, la banda nos presentó las tres nuevas canciones pertenecientes a su último trabajo, un Split denominado: Alliance for Death Domination, que me ha encantado por la dureza y oscuridad de sus temas y que recomiendo a todos los amantes de la buena música. 

Musicalmente son tracks más pesados, rápidos y sombríos en la voz como el buen death pero con esos medios tiempos y parones melódicos tan característicos en el sonido de la banda donde la maestría de Kini a la guitarra deja embobados a todos los presentes con esos solos hechizantes.

El Ocaso, No hay vida sin Dolor y Dominación fueron el broche de oro a una velada que terminó con Gris: voz rota, ansiedad, seca es la tierra que riego al sangrar.


Una noche perfecta, aunque me hubiese encantado gritar Norte, en la que una vez más los cántabros con sede en el Valle de Buelna nos demostraron el motivo por el que llevan muchos años siendo considerados la mejor banda de extreme metal cántabra. 

Calidad musical, letras oscuras, poéticas y sublimes para el género, y muchos años demostrando que saben lo que hacen y que no tienen nada que envidiar a bandas internacionales con más reconocimiento.

Las tres piezas de su último trabajo dejan más que claro que todavía siguen teniendo garra y aptitud para sorprender. Que nos quedan aún muchos más lamentos, llantos susurrantes y mares de penas en los que perdernos. Donde aprendemos que el poder del individuo para ahogarse en sus propias lágrimas o dominar sus miedos son las únicas sombras que nos acechan en la oscuridad.

¡Gracias a Kini, Beli, Isma y Rochar por una genial noche de death

Crónica y fotos por Rebeca Bañuelos.

(Pinchad sobre la imagen para mejorar la calidad de la fotografía)




 











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.