29 abr. 2011

ELIZABETH BATHORY

*Fragmentos de un relato de ficción, basado en hechos reales, sobre la vida de la condesa Elizabeth Bathory.
Los vampiros se quedan cortos.No apto para todos los públicos, ni para todas las sensibilidades.

Demasiado “heavy”.Tortura y sangre. 

Si te produce pavor la saga SAW, o las películas de Rob Zombie, mejor no seguir leyendo.

Mi lado Gore.Quedáis advertidos, aún así, espero que os guste.

(Rafa, aquí lo tienes, promesa cumplida, espero tu opinión).


“La condesa decidió que a las chicas se las vendarían los ojos, para hacer crecer su incertidumbre y su miedo, decidió que hoy el sufrimiento desorbitado sería el mayor propósito a alcanzar... 

Dio órdenes a sus criados siempre fieles, y a dos criadas de las más viejas del castillo, y acto seguido, la primera chica sintió el dolor punzante sobre su piel, su cuerpo se vio azotado por unas varas de madera elástica que caían sobre él, arañando y resquebrajando su piel, la sangre comenzaba a deslizarse, entre los gritos de desesperación de la chica, sus dedos fueron cortados con unas tijeras de podar, y mientras la sangre corría alegremente y caía dentro de un caldero gris, ella sentía como su vida expiraba, como poco a poco se iba desvaneciendo, se le rasgaron sus venas con un cuchillo carnicero sin reparo alguno, sus últimos alientos de vida ya no profesaban ningún grito, no había fuerzas... 

La condesa, dio por terminado el primer acto, y se levantó de su sillón aterciopelado, se acercó hacia otra de las chicas para comenzar la segunda parte de su obra de tragedia en el día de hoy, la mordió vorazmente sus mejillas arrancándolas su rubor, los chillidos sonaban estremecedores entre aquellas cuatro paredes, y ordenó a su mayordomo que comenzara a rajarle las venas, la sangre a borbotones salía de aquel cuerpo que poco a poco se iba a quedando sin fuerzas, la chica no paraba de llorar y la sangre nacía a cada paso de un afilado cuchillo... 

La dama sangrienta decidió que lo acontecido no era suficiente, su tercera víctima, iba a desear no haber nacido nunca, quería verla estremecerse de verdad, la tercera parte de la obra llevaba por título “sufrimiento lento y pausado”.

Decidió que una vara de hierro incandescente sería el objeto empleado, la agarró fuertemente con sus manos, posando su punta sobre el fuego de la hoguera, la giró para calentarla bien, y sin más pausa comenzó a quemar las piernas de la chica, deslizándola por cada centímetro de piel, se podía escuchar el chasquido del fuego al contacto con la piel, la piel quemada dejaba su huella en el olfato a cada caricia, y cuando la adolescente creía que eso sería todo, se la introdujo en su vagina, quemándola su vientre desde el interior, los sollozos impregnados de estridentes aullidos, no sirvieron de nada,...inmediatamente una criada cogió una pequeña navaja y comenzó a abrirle sus venas en dos, deslizándola en zig-zag, pareciéndose la pequeña navaja, a un arco de violín, que atormentado va marcando las notas de una sangrienta melodía.... 

La última chica estaba muy nerviosa, casi estuvo a punto de desmayarse de la incertidumbre...
pero pronto sería su piel la victima de macabras experiencias...
La condesa se acercó a ella, y la chupó sus pezones lentamente, haciéndola temblar de frío, haciéndola que se confiase, para luego morderlos sin compasión.Con una daga afilada, rajó sus pechos y los posó sobre una bandeja, sin darla tiempo a gritar, la criada comenzó a cortar sus venas bajo la atenta mirada de su señora, que ahora sentada en su trono de seda roja, se masturbaba, introducía sus dedos en su vagina, para luego lamer la mezcla hallada con los fluidos frutos del placer y la sangre de sus victimas... 

El cuarto acto había finalizado, la tragedia había finalizado, por hoy…ahora tocaba bañarse en la sangre de sus víctimas, y seguir soñando que al sumergirse en ese liquido color escarlata, la belleza volvería, para no abandonarla…” 

+Ya lo dijo Friedrich Nietzsche: ‘There Is No Beast Whithout Cruelty’ (no existe Bestia sin Crueldad), ésta es una prueba más de las bestialidades que puede llevar a cabo el ser humano.

3 comentarios:

  1. Me gusta. Me esperaba algo más atroz (en el mal sentido), más infantil en el intento de resultar desgarradora, pero no, te has limitado a narrar la historia añadiéndole ese toque literario tan tuyo. Haces que me entren ganas de leer más. Y sí, esto sí es una vampiresa (ya me entiendes) Porque todo ese rollo de la sangre de puma y los vampiros vegetarianos... como que no acaba de convencerme.
    Aunque eso sí, a la hora de hablar de vampiros siempre me he quedado antes con el primo de Bathory, Vlad Tepes (ya, sé que lo sabes, el Drácula de toda la vida), porque lo de este tío no tiene nombre: El padro lo entrega como rehén a los turcos con 13 añitos junto a su hermano, que ya hay que ser mala persona (No creo que se esperara gran cosa por el día del padre) Cuando vuelve del exilio 17 años después, con un cabreo de no te menées, se entera de que a su padre y su hermano, el que quedaba, se los han cargado y los han enterrado vivos después de torturarlos (de ahí toda la manía de meterles cosas por el ojete a los boyardos a la primera de cambio) y ahora cogen los turcos, los que se lo habían llevado de rehén, y lo apoyan para que se convierta en príncipe de Valaquia (sur de Rumanía). Y cuando finalmente alcanza el poder, invita a una cena de gala a todos los boyardos (los nobles que habían acabado con su viejo y su hermano) y cuando están todo guapetes y de gala, empala a los más viejos (Freud tendría algo que decir sobre esto, fijo) y a los jóvenes se los lleva para que le construyan un castillo en plan Extreme Makeover. Con dos cojones, el nota era un crack.
    Pero lo que realmente me encanta es la historia de los niños: Hizo que le trajeran a 400 niños de Vurcia (que se había enfrentado a su poder), hijos de nobles y señores, supuestamente para enseñarles el idioma y las costumbres de Valaquia y acercar así posturas. En cuanto llegaron, los metió en el horno y les prendió mecha. Y yo me pregunto:
    1.- ¿Por qué las becas para estudiar en europa sellaman Erasmus? Deberían llamarse Vlad Tepes.
    2.- ¿Pero es que la peña de Vurcia no se había enterado de la que había liado con los boyardos? Algunos no aprenden nunca, joer.

    Y ya no te rallo más, perdón por lo de los tatus de los nombres, era por lo de la maldición y tal (joder, es que no doy una...), muchas gracias por el texto y que pases un buen fin de semana. Ahm, y algún día tendríamos que hablar de música, me mola HIM y los primeros tiempos de Craddle of Filth, aunque soy más tirando a metalero. Lo que no acaba de convencerme es el rollito épico tipo Manowar y Rapsody. Una o dos canciones sí, más, rallan, que como decía Pantera, todo eso de mezclar el rol con las melenas es un poco demasiado friki; cada cosa a su tiempo.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Um, deberías continuar. Quiero decir, seguir escribiendo esta historia. Es algo que te gusta (con lo cuál la pasión no decae) y podría salir una buena trama ;)

    Me gusta mucho!

    ResponderEliminar
  3. XDDD no me hables de metallica no me hables de metallica... No veas el rock in Ryo que me dio Eva (aficionada al grupo en tooooodas sus etapas) este año, que fuimos con camisetilla y pantalón corto y a las 4 me quería morir... Terminamos a las seis de la mañana escondidos en una boca de metro, bebiendo zumos que habíamos tangado en un puesto y haciendo de pastores de la adolescencia emo-metalera del país (que menudo cacao llevan, los pobres) y dándoles zumitos como si fuéramos sus padres. Apoteósico. Y sí, Antrax mola todo un clásico. De grupos españoles me quedo con Saratoga, Marea y, por supuestísimo, Barón Rojo. Lo siento por tus paisanos (o compaisanos) Mago de Oz, me encantaban en los tiempos de Satania, pero cuando se aliaron con las gaitas y el chapapote se les fue mucho.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.