15 jul. 2013

2º RELATO PARA EL TALLER DEL BLOG BE LITERATURE

Aqui os dejo mi segundo relato para el taller del blog de Leara Martell.

Estas eran las inspiraciones. Yo me he dejado llevar por la frase, como fuente de inspiración.

http://beliterature.blogspot.com.es/2013/07/taller-de-escritura-2-cupido-y.html

Me ha quedado un poco raro, pero espero que os guste.


PÁJARO NEGRO

¿Seré mortal?

Eso mismo me pregunté hace unos días, y para intentar ordenar mis pensamientos, aleteé una de mis plumas negras y grazné sobre un arrugado papel:

“— Tú no naciste para la muerte. Naciste para ser eterno. Inmortal —eso es lo que escuché decir de algunos labios.

Quisiera creer, pero a veces dudo. Dudo de mi propia existencia, y como una hoja pequeña en otoño acabo marchitándome.

Quisiera ser fuerte, renacer cada uno de mis días en latidos enfurecidos, seguir llevándome almas conmigo hacia el otro lado. Pero sucede que cada vez son más las almas que se me escapan de entre las manos.

Sí, he de admitirlo. Comienzan el camino hacia la eternidad conmigo, y poco a poco se van elevando en el cielo para desintegrarse. Vuelven, al mundo de los vivos. Para quedarse entre las almas que aún siguen respirando. Me abandonan. No soy eterno.

—Tú no naciste para la muerte. Cuando tú besas, es para siempre —escribieron sobre mí, en algunos versos.

Lo escribieron corazones nostálgicos y melancólicos. Sin embargo, incluso ellos sabían que no son del todo ciertas esas afirmaciones, cuando lo hicieron.

Por más que lo intento hay almas que nunca me pertenecerán.

Y es que hay seres humanos de corazones valientes, que se sienten aún más fuertes imaginando los latidos extintos de las personas a las que amaron. Cuyos corazones expiraron y que de alguna manera vuelven a latir.

Hay seres humanos, que cierran los ojos y anhelan a sus seres queridos, los piensan a su lado. Viven por ellos mismos, para apurar cada sorbito de vida, y sin embargo, la mitad de sus latidos los comparten con aquellos corazones silenciados por mí.

Los comparten ¿y entonces yo, para qué sirvo?

Me llevo los cuerpos, me llevo sus vidas…pero todo lo que fueron, lo más valioso regresa. Todos los recuerdos de su día a día, los sentimientos, lo que ellos provocaban en los vivos que tenían cerca. Las palabras, los abrazos, los besos, los gestos…eso no me pertenece.

Cada día pierdo más batallas. Cada día son más los corazones que piensan en otros corazones, que recuerdan. Y yo dejo de ser eterno. Pierdo mi propia guerra. Las almas que quiero no vienen conmigo. Son capaces de desafiarme.

¿Quién tendrá la culpa? —me pregunto con miedo.

— Tu eterno rival. El amor enloquecido y travieso. El amor sempiterno. —grita alguien en mi cabeza.

Y entonces me percato de que él si es inmortal, y no yo.

Hay corazones que se aman estando vivos, y que incluso se aman cuando uno de los dos deja de respirar por mi culpa. Y cuando mueren los dos, ese amor inmortal sigue intacto en una parte de sus almas. Almas que yo beso, y cuyas partículas de alguna manera siguen conectadas.

El amor. Él si es eterno. Mantiene las almas en constante movimiento.

Y yo. Yo solo soy un pájaro negro. Un pájaro que no nació para la muerte. Inmortal. Un cuervo. Que se siente más vivo a cada latido extinto. Y sin embargo después de pensarlo…

Nunca más estaré completo.

Nunca más.

Fdo: Un pájaro negro.”


Después de tantas palabras sentidas y derramadas, he llegado a la conclusión de que soy más mortal de lo que muchos creen.

Aunque me crea vencedor, aunque algunas almas se vengan conmigo. Hay quien siempre será más inmortal que yo. Maldito amor.

Aunque a veces grazne de felicidad, en mi fuero interno siempre recordaré que nunca más estaré completo.

Nunca más.


7 comentarios:

  1. Desde luego, si algo puede soportar la eternidad es el amor... Me ha gustado mucho el relato, Rebeka. Sigue así porque se ve (quiero decir, los que te leemos de hace tiempo notamos) que vas mejorando, controlando a la poetisa que llevas dentro. Es decir, tus relatos están llenos de esa alma poética, pero ahora bajo tus órdenes :)

    ResponderEliminar
  2. Es un poco raro pero me gusta ^^.

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido un relato muy poético y que invita a reflexionar :)

    ResponderEliminar
  4. El relato está bien escrito y tiene un sentido muy poético y desesperanzado. Deberías tener cuidado con algunas repeticiones, porque al mezclar tantas puede llegar a ser repetitivo. Tal vez lo único que, como han dicho, es muy reflexivo y a veces pierde la noción de relato para caer en la reflexión :P. Besis. Laura

    ResponderEliminar
  5. Es interesante, reflexivo y como ya han dicho poético. Aunque sea algo extraño es agradable de leer.
    Saludos^^

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho la figura y cómo le has dado forma a la frase de inspiración. Considero que un relato puede ser también una buena reflexión, y el tuyo lo es =)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, también me ha parecido reflexivo y poético, en cuanto a si es más un reflexión que un relato, si es la intención mezclar géneros, tampoco veo problema. Saludos.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.