14 ago. 2011

LOS FANTASMAS DE GLENCOE

*Puede que de estas líneas nazca un relato más extenso...


Cuenta la leyenda que entre la niebla y el viento, navegan los fantasmas de niños y mujeres que fueron abandonados a su suerte en las montañas del valle de Glencoe.

Quizá solo sean leyendas…o quizá los espíritus errantes de esas almas traicionadas sigan rondando los caminos que un día recorrieron sus pies, en busca de descanso eterno.

Quizá sigan errantes buscando a sus descendientes para así poder encontrarse en casa, o quizá ya los hayan encontrado y de ellos no quede más que un gran recuerdo…son tantos quizás…

Lo que es cierto es que cuando el viento sopla fuerte y la niebla humedece la piel, cuando la oscuridad oscurece el brillo oculto del sol, no es difícil sentir las lágrimas de aquellos que sufrieron y perdieron su vida, de aquellos que se perdieron para siempre…

Pero hay que saber escuchar, prestar atención cuando el corazón llora...
Cuando uno se ha sentido un espíritu fantasma, un alma de corazón muerto, de sangre cristalizada…alguna vez…nos es difícil escuchar el eco del llanto de otras almas, no es difícil sentir su sufrimiento, no es difícil percibir su mente atormentada de incertidumbre, dudas y miedos al pensar en su futuro próximo…

Porque hay quienes también hemos viajado entre la espumosa niebla, hay quienes hemos difuminado nuestras lágrimas entre las finas hierbas, sintiéndonos vencidos, derrotados, olvidados, traicionados…

Hay quienes nos hemos sentido perdidos sin esperanza por sobrevivir…

No es difícil sentir la presencia de los fantasmas de Glencoe, cuando se ha sido un fantasma de corazón muerto durante mucho tiempo…

A 5 de Agosto del 2011                              Entre Glencoe y Stirling.


+Glencoe, a 130 kilómetros al oeste de Stirling. En el centro de las Highlands.
Este pueblo está marcado por una terrible masacre perpetrada por razones políticas que tuvo lugar en febrero de 1692. El clan de los MacDonald, que vivía en la zona de Glencoe, se negó a jurar fidelidad a Guillermo III cuando éste subió al poder. Los Campbell, sus mayores enemigos, decidieron vengarse y lo hicieron después de disfrutar de la hospitalidad del pueblo, que les acogió durante doce días. La masacre tuvo lugar por la noche. Murieron niños, hombres y mujeres. 
Con este exterminio se rompía además una norma arraigada en la cultura escocesa que dice que nunca se debe hacer daño a la persona que te ofrece alojamiento.
 
Información extraída de:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.