30 jul. 2012

DE VIAJES, ENCUENTROS Y DESENCUENTROS...

Este Agosto será otra vez un mes de viajes, de encuentros y desencuentros, pero ante todo de nuevas aventuras.

Digo lo de desencuentros, porque cada año que conozco un nuevo lugar, una nueva ciudad, nuevas costumbres, nuevas personas…hay una parte de mí que se desliga y desaparece, dando cabida a otra hasta entonces desconocida.

Todos los viajes que llevo a cabo me cambian. Como a todos supongo.

No hay uno de todos los que he hecho que no haya producido en mí una sensación nueva, un cambio en mi mentalidad o en mis ideas. Reafirmando algunas y permitiendo que otras simplemente desaparezcan.

Lo único de lo que estoy segura es que al regresar ya no soy la misma Rebeca que marchó. Mejor o peor eso es algo que no sabré nunca. Mi maleta regresa cargada de muchas cosas, de muchos sentimientos, de muchos recuerdos que después tendré que ir asimilando poco a poco.

Sé que durante este Agosto y este Septiembre volverá a suceder.

Me esperan diferentes destinos…

París y Países Bajos. Un tour organizado. Un viaje de regresos y de primeros caminos. Porque aunque mis pies ya hayan deambulado por las calles de París, seguro que ésta ha cambiado demasiado en 16 años. Además esta vez caminaré con la mano del amor apretando mi mano y si todo va bien conoceré nuevos lugares que entonces no pude conocer. Moulin Rouge. 

Después volveré a casa, con muchos recuerdos y muchas aventuras vividas. Y sin embargo tendré el corazón más que impaciente por regresar de nuevo a mi querida Barcelona ** (es lo que trae beber agua de la Font de Canaletes, que acabas regresando, más tarde o más temprano). Sus calles me estarán esperando para que las recorra de nuevo pero de forma diferente.

Y será el tiempo de los encuentros, de esos encuentros con los que llevo soñando demasiado. Nuevas aventuras me esperan de la mano de mi corazón de metal, de un ángel muy mágico, una mariposa azul resplandeciente y quizá si todo sale bien y las fechas concuerdan, de otro ángel gramatical de voz dulce. Y entonces los abrazos serán abrazos de verdad. 

Entonces no hará falta pronunciar las palabras, porque las miradas y el corazón no dejarán de hablar ni un segundo. Tengo tanto que decir. Tanto que agradecer. Mi vida cambió por completo cuando esos dos ángeles y esa mariposa azul se cruzaron en mi camino, que no sé si alguna vez terminaré de agradecerle a la vida toda esa luz en medio de la oscuridad más cegadora.

Y estoy segura de que volveré a casa más distinta aún. Con más pinceladas de una nueva Rebeca. Porque ellos tres en parte ya me han cambiado.

Y cuando Agosto se haya ido y Septiembre esté por finalizar…Londres me estará esperando y llamando (London Calling). Sé que regresaré con ganas de más tatuajes (y no solo yo), es lo que tendrá visitar la Convención Internacional junto a Ana (la dueña de mi tinta en la piel) y David…pero intentaré controlarme un poco. Aunque claro al regresar vendrá el otoño y con él mi cumpleaños y después las navidades y…tengo tantas cosas en mente (menos mal que mi familia no lee este rincón xD).

Agosto y Septiembre, tiempo de encuentros, reencuentros y desencuentros. Pero ante todo de magia, sonrisas, abrazos, y recuerdos de esos que quedarán grabados a fuego en el corazón y en lo más profundo del alma.

Mientras tanto soñando con los vaivenes y con las estrellas. Siempre me quedarán las estrellas.

Habrá que ir preparando la cámara. ¡Fotógrafa, artista, mariposa, prepara la cámara!

Tachando los días en el calendario.

**Ya os hablaré de mi gran conexión con Barcelona en otra entrada esta semana. Prometido.

5 comentarios:

  1. Pasalo muy bien!!! que envidia... sana!! jeje!!

    ResponderEliminar
  2. Como ya hablamos es una curiosa coincidencia que nuestros viajes tengan algunos destinos en común, me acordaré de ti mientras este en Amsterdam : ) espero que disfrutes mucho de tus viajes y de esos encuentros con los que tanto sueñas.

    Al igual que tú, opino que los viajes cambian a las personas, yo suelo viajar poco aunque es algo que me encanta * . * pero en los pocos que he realizado mi mente y mi corazón han cambiado. Con este supongo que sucederá lo mismo : )

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que envidia >.<
    Ah, los Países Bajos, que ganas tengo de conocerlos... y de volver a París y a Londres, sobre todo a esta última que debe de estar de bonita por los JJOO...
    ¡Que te lo pases muy bien!
    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Unos vuelven a la rutina y otros se marchan. Pasátelo genial, todos los viajes aportan algo, y tienes razón en lo más profundo de nosotros nos cambian. sigo diciendo que en realidad las vacaciones deberían durar tres meses, pero bueno, también hay que dar cabida a todo lo demás, cuando hablabas de tu cumpleaños, Navidades y otros eventos, me he dado cuenta que el tiempo esta acelerado,yo también empiezo agosto volviendo al trabajo, pero también con una boda y mi cumpleaños por el medio.

    ResponderEliminar
  5. Aisss, pero que envidieja sana me estás dando. Qué pedazo de viajes. Yo en septiembre iré a Londres, pero para quedarme en Manchester intentando encontrar algo definitivo... Ya te contaré.

    Un abrazo enorme y como ya te dije en otras entradas, pasalo en grande!

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.