20 may. 2013

EL CONTRATO, de CATHERINE BYBEE

Tengo varias reseñas atrasadas, y ésta es una de ellas.

Entre el sexo y el amor solo hay un obstáculo: el matrimonio”.

Esa es la frase que reza en la cubierta, sobre el título y la maravillosa estilográfica que la adorna.




Desde que vi la portada y leí la contra, supe que me haría con él. Resultado. Lo compré y lo devoré. 

Dicen que hay libros que te eligen a ti, y éste es uno de ellos, necesitaba un cambio en mis lecturas y lo dio. O quizá fuese mi corazón quien necesitase un cambio.

Desde la primera línea, me sumergí en esta historia trepidante, en la que un soltero de oro, Blake, necesita urgentemente una esposa, para poder acceder a su herencia y a sus títulos. Aunque no tenga problemas económicos. 

Para ello, se reúne con la propietaria de una agencia matrimonial, en busca de una lista de candidatas, para casarse y divorciarse una vez haya obtenido su herencia. Sam, la propietaria de la agencia, necesita ingresos. Desde hace años se hace cargo de su hermana enferma, por lo que necesita sí o sí, conseguir este contrato para mejorar sus ingresos y que su agencia siga despuntando…

Y hasta aquí puedo contar. Si queréis saber si ambos lo consiguen, o lo que sucede por el camino tendréis que leeros el libro.

Encontraréis capítulos cortos, con una pluma ágil y sencilla, que nos hace avanzar en la lectura sin detenimiento. Personajes muy bien perfilados que te hacen sumergirte en sus pasos sin problemas, con un pasado que los hace mucho más creíbles. Diálogos inteligentes y divertidos. Escenas tanto tiernas como pícaras. Una trama sencilla aparentemente, que se enreda para complicarse hasta el colapso y estallido final.

Un contrato cuyas cláusulas hacen que todo se complique y se convierta en algo inestable. Cuando hay herencias por medio, el ser humano es capaz de sacar lo peor de sí mismo.

Sentimientos a flor de piel, sexo, sensualidad y elegancia. Ternura y celos. Amistad. Ex novias que lo hacen todo más difícil, pero que dan mucho juego. Dudas, mentiras, verdades a medias. Complicaciones. Tiempo límite.

Una novela muy entretenida, sencilla, sensual y emotiva. Para disfrutar cuando se necesita descansar de la rutina. 

Cuya aventura, aunque se prevé previsible, no deja de mantenernos expectantes hasta el final. Una novela que nos hará sentir, sentir y sentir. Porque hay veces que solo necesitamos eso.

De esos libros que al finalizar, dejan un buen sabor de boca y la sensación de que el tiempo invertido no ha sido perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.