6 may. 2013

RESEÑA: 20 RELATOS DEL FIN DEL MUNDO, de Varios Autores

Hoy os traigo una reseña de una antología de la que os he hablado muchísimo.

Tenía muchas ganas de sumergirme en esta nueva publicación de la Editorial Otros Mundos, y ha sido un viaje fantástico.

Como bien dice Jordi Sierra i Fabra en su prólogo, son 20 autores que ponen a danzar su mente calenturienta para sumergirnos en un apocalipsis continuo.

Cada autor tiene una visión distinta. Algunos tienen pinceladas en común, pero su forma de expresarse los hace ser diferentes.

En esta antología apocalíptica, como lectora, me he sentido completa. Porque cada uno se ha dedicado a satisfacer mi curiosidad de una forma diferente. Hay relatos más románticos que otros, otros más extravagantes, más melancólicos, pero todos muy reflexivos. Cada autor, a su manera, nos hace divagar en la posibilidad de un Fin del Mundo. Un Apocalipsis que no entiende de fechas y si de acciones.

A algunos autores ya los conocía por leer trabajos suyos con anterioridad, y nunca dejarán de sorprenderme. Pero hay muchos de esos 20 que desconocía y me han hecho alucinar.

A continuación desgranaré un poquito por orden de aparición, para darles a todos los autores el espacio que merecen.

- El último verano de Frankie Mirrors, de Albert Calls:

Un relato completo, exquisito. Nos enfrentamos a una historia impregnada de oscuridad. Gracias a una pluma directa y fresca, el autor consigue sumergirnos en el mundo que nos ha preparado, y descolocarnos totalmente a medida que vamos avanzando. Nada ni nadie es lo que parece ser en este relato y eso es de agradecer. 

- Las leyes de la muerte y del mundo, de Alena Pons

He de decir que me ha sorprendido muy gratamente esta autora. Su relato ha sido uno de los que más ha logrado alucinarme. Su pluma en algunos momentos extravagante, me ha hecho volver a releer y decir: guauuu. Su manera de hacer simples los pensamientos, y sin embargo su enrevesada forma de expresar ciertas palabras, la hace única y especial. Por lo que ningún lector quedará indiferente a sus palabras. Con una historia de leyes y sentimientos que a veces se entrecruzan en el destino marcado y en el presente, Alena, consigue colarnos en la piel de sus ángeles de una forma sencilla y espontánea.

- El fin del mundo, de Anabel Botella

 Un relato que en algunas ocasiones me ha hecho recordar su obra “Ángeles Desterrados”. Anabel con su pluma sincera y directa, nos presenta una historia en la que su protagonista tendrá que luchar con sus propios sentimientos, y enfrentarse a un destino ya marcado, para poder vivir el amor que siente. Una batalla entre las fuerzas del bien y las del mal, con un giro sorprendente al final. 
 
- Antes del fin, de Eduardo Hojman

En este relato, el lector se encontrará con una pluma mucho más elaborada que en relatos anteriores. En algunos momentos del relato me he sentido viviendo todo un reto, ya que para alguien que está acostumbrada a la literatura juvenil, algunas palabras me han hecho sentirme a años luz de la mente que escribe. Un relato especial, no solo por la pluma culta del autor, sino por la forma de expresar las  sensaciones y por sus descripciones visuales. Mientras leía he tenido la sensación de vivir un sueño dentro de un sueño, para acabar al final sintiéndome en un auténtico fin del mundo, sin saber muy bien el estado en el que me encontraba. Una lectura apasionante.

- Anfitrión, de Francesc Miralles

Como devoradora de los libros escritos por Francesc, he de decir que una vez más ha logrado sorprenderme. Con este relato ha conseguido darle un enfoque diferente a su pluma, mucho más deslenguada de lo habitual. No creo equivocarme si digo que este relato es lo más desconcertante, extravagante e ingenioso que he leído del autor hasta la fecha. Acostumbrada a historias sencillas y cotidianas, esta vez me he encontrado con sucesos que parecen sacados de una película de terror, y eso me ha gustado muchísimo. A veces el final del mundo le marcamos nosotros mismos con decisiones erróneas. Este Anfitrión es todo un gran descubrimiento.

- Protocolo Atlántida, de Gabriel García de Oro

Este relato es quizá el que más ha logrado hacerme tambalear. Quizá por la temática tratada, por las verdades que se presentan impactantes. O por los futuros marcados que no podemos cambiar, aunque nos pasemos la vida estudiando nuevas variables y descubrimientos. La realidad acaba por golpear duramente al protagonista. Y junto a él es golpeado nuestro corazón. Es un relato sobrecogedor y reflexivo por partes iguales. De esos fragmentos que se calan hondo y remueven las cenizas del alma.

- Tierra, de Inés Macpherson

Un relato impactante. Con una pluma sencilla y muy visual, la autora consigue sumergirnos en el mundo inventado de una forma aplastante. Las sensaciones son tan desgarradoras, que a momentos sentiremos la asfixia penetrando en nuestros pulmones. Un relato que nos hace plantearnos nuestra forma de vivir y de tratar a la naturaleza. Sin duda una apuesta que da el toque de realidad posible entre la ficción.

- Yo soñé con el Fin del Mundo, de Isabel del Río

Un relato sencillo y directo, con ese toque de Apocalipsis pandémico y viral, que debía estar presente en esta antología, y que su autora Isabel del Río, ha sabido cómo utilizar a la perfección. Presentándonos desde el primer párrafo a unos personajes que se convertirán en inolvidables y con los que conectaremos enseguida, caminaremos por un mundo que se presenta terrorífico, y en el que desearíamos no vivir. Con la dulzura de su pluma, viviremos una historia cuyo final nos gustaría cambiar.

 - La soledad de los objetos, de Javi Araguz

Solo había leído un libro de este autor, y tenía muchas ganas de conocer esta nueva aventura suya. He de decir que me ha sorprendido mucho el enfoque utilizado para el fin el mundo. Relato sobre las catástrofes del día final, que a partir del cuarto párrafo nos sorprenderá con un giro reflexivo que nos hará pensar en el significado de las cosas más allá de lo que vemos en realidad. Pinceladas realistas y melancólicas que le dan una perspectiva diferente a la antología. A veces lo que más ansiamos puede darnos una bofetada cuando descubrimos ciertas verdades. Ese sentimiento amargo que nos queda en la boca cuando lo que creíamos no resulta ser cómo esperábamos, está presente aquí para que reflexionemos.

-Yo lo escribiré, de Joan LLensa

Con una pluma enérgica, sencilla y directa, Joan nos presenta una historia en la que todo parece previsible. Esas catástrofes que se esperan y que están por llegar. Que se predicen, que se sienten en el ambiente, que se palpan. Vivimos junto a los protagonistas sabiendo el desenlace, porque ha sucedido en otras partes del mundo. Sin embargo es inevitable caminar entre la incertidumbre y el temor a lo desconocido. Una historia preciosa, donde el Fin del mundo cobra otro sentido, un sentido más romántico. Cuyo final demuestra que a veces, lo que nos salva, es justamente lo que sentimos dentro de nosotros, lo que da cuerda a los latidos de nuestro corazón.

- Entrañas, de Jordi Cantavella

Un relato de corta extensión. Directo, crudo, y que remueve las cenizas de la historia. De esos fragmentos que abren viejas heridas y las hacen susurrar sangre a borbotones de incomprensión. Un relato realista, que expresa la posibilidad del fin del mundo de cualquier persona, como algo que puede pasar, aquí y ahora, en tan solo unos minutos. Una lectura impactante y conmovedora.

- Quietos, de Luis García de Oro

Es un relato conmovedor, de esos que te dejan paralizado. A cada párrafo todo se vuelve más negro, y justo cuando piensas que todo se hundirá, acontece un rayito de esperanza. El autor, con una pluma sencilla y ágil nos sumerge en la vida de diferentes personas, explicándonos su afán por sobrevivir. Y como los verdaderos supervivientes nacen dónde menos lo esperamos. La luz entre la oscuridad quizá sea posible.

- Diez segundos antes del Fin del mundo, de Marcelo E. Mazzanti

Un relato reflexivo de cómo nuestra vida está marcada por las decisiones que tomamos, cuya felicidad o infelicidad depende de ellas, y de cómo a veces es demasiado tarde para cambiar, por situaciones ajenas que no nos permitirán avanzar. Con una pluma muy directa y párrafos concisos, el autor nos habla de los infortunios de la vida de algunas personas mientras una partida se está librando, cuyas personas desconocen y cuya resolución lo cambiará todo. A veces nos somos del todo conscientes de que hemos de luchar por lo que deseamos a tiempo, porque pertenecemos a un mundo, donde hay quienes juegan partidas sin importarle las consecuencias para los demás.

- La Tierra prometida, de Menut

Un relato de carácter religioso y filosófico, donde el autor nos sumerge en un mundo que explica como a veces las creencias nos pueden cegar. Donde a veces nuestras propias creencias pueden ser aprovechadas por otras personas para conseguir sus fines. Nada es lo que parece ser.

- Un nuevo mundo, de Rocío Carmona

Con una pluma dulce y ágil, tan habitual en la autora, nos adentramos en las posibles oportunidades que se nos brindan cuando menos lo esperamos. Esas oportunidades, que de aprovecharlas nuestro mundo puede cambiar totalmente, convirtiéndose en un mundo nuevo. A veces dentro de la oscuridad, aparece la luz para avivar nuestro corazón. De los relatos más realistas y emocionales.

- Fue así, de Silvia Adela Kohan

Un relato sencillo, de situaciones cotidianas, que nos ayuda a entender, que a veces las cosas suceden porque han de suceder. Que no importa los rodeos que queramos dar, ni las ensoñaciones, ni los propósitos. A veces las cosas suceden porque tenían que suceder. Y cuando saber mirar, nos encontramos de frente con aquello que llevábamos tiempo buscando. Un relato que habla de las causalidades de la vida.

- La soportable levedad del ser, de Silvia Tarragó

Un relato ágil, de matices grises que acaban convirtiéndose en luz. Gracias a la pluma directa y frágil de la autora, caminaremos junto a la protagonista para darnos cuenta de que justo en el momento en el que nos dejamos llevar, nos comprendemos, y nos soportamos, es cuando realmente vemos el mundo con los ojos limpios. Sin barreras, sin toxicidad.

- Somos afortunados, de Susana Vallejo

Un relato sencillo y directo, que en pocos párrafos nos demuestra que si nos damos cuenta de nuestro alrededor, podremos sentirnos afortunados con muy poco. Que si sabemos observar encontraremos, donde menos lo esperemos, aquello que nos hace sentirnos vivos de verdad.

- Lo que el viento se llevó, de Teresa Roig
 
Un relato de corta extensión que habla de lo inevitable, de lo imperceptible, de lo que no vemos por no saber mirar más allá. Un relato sobre las segundas oportunidades que debemos saber aprovechar.

- La última partida, de Viktor Valles

Un relato que habla de las dualidades del alma. De las distintas personalidades que llevamos dentro y de cómo dentro de nosotros mismos tenemos que lidiar con ciertas cosas, aunque de ventanas para afuera el mundo siga girando, e incluso desmoronándose. Con una mezcla entre sueño y realidad, entre la vida que tenemos y la que quisiéramos tener,  Viktor Valles con su pluma atmosférica consigue adentrarnos en su universo y hacernos sentir protagonistas. Con su pluma ágil disfrazada de bohemia, soledad, pesimismo y esperanza, convierte sus palabras en dosis realistas que impactan. De esos relatos que al finalizar dejan un poso dentro de nosotros, y nos hacen replantearnos, hasta qué punto podemos cambiar nuestro mundo más cercano, nuestro alrededor, con nuestras acciones y forma de ser.

Una completa antología, donde unos relatos serán de más agrado que otros, pero que ninguno dejará indiferente al lector.
20 relatos del fin del mundo, es un viaje que de verdad merece la pena realizar, porque al finalizar, verás la vida y tu propio mundo con otros ojos.

* Para los amantes de la ciencia ficción, pero también para aquellos acostumbrados al género realista, a los que les gusta ver más allá de la simplicidad de las cosas. Imprescindible en toda estantería.


Mi más sincera enhorabuena a la Editorial Otros Mundos, por apostar por algo así. Demostrando que cuando algo se desea de verdad, acaba haciéndose realidad.

Otros mundos si son posibles.

Así que ya sabéis, si os ha llamado la atención esta antologñia, que seguro que si...

Pinchad en el enlace y comprad:


2 comentarios:

  1. Pues con las ganas que tenía yo de participar en este reto... Me es imposible embarcarme en nada nuevo ahora mismo (ya lo sabes jejeje) pero vamos, este libro lo tengo que leer sí o sí. El segundo relato me ha llamado mucho la atención y estoy segura de que el resto no serán para menos, solo hay que ver lo que has disfrutado.

    Me alegra ver que las cosas, cuando se hacen bien, salen para adelante con fuerza y no puedo hacer más que desear un gran futuro a esta nueva editorial que llega pisando bien fuerte con estos grandes autores.

    Por cierto, así en general, me estoy aficionando mucho a leer antologías. Lees relatos que empiezan y terminan y puedes dejar y retomar cuando quieras... Para momentos de máximo estrés vital, es una alternativa a los amantes de la lectura.

    Mil besos ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué despiste! Creía que ya la había comentado.
    Este es otro libro que tengo muchas ganas de leer,
    pero necesito ahorrar un poco ^^
    Te has currado mucho la reseña, amiga. Todos tienen
    una pinta genial pero el de la Atlántida, me ha llamado
    mucho.

    Un abrazo y gracias por estas pinceladas apocalípticas.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.