26 oct. 2011

GRACIAS

Hoy mi desvarío mañanero lo voy a dedicar al universo Blogger.

Gracias a mi gurú conocí el  Blog de “La Gramática del Amor” de Rocío Carmona, y gracias a este blog a una bloguera valenciana que se ha convertido en una persona muy especial para mí.

Esa amiga en la distancia, que aunque vive a cientos de kilómetros siento cerca, me basta cómo dice ella mirar a las estrellas para encontrarla.

Cuando la conocí no supe que se iba a convertir en un alma telepática con la que puedo hablar de libros, del arte de escribir, de comedías románticas… Aún me acuerdo de cómo me animó a escribir en un blog, cómo confió en mí y me envió el principio de una de sus historias (fue ahí cuando supe que teníamos mucho en común, la historia de su protagonista me marcó, me sentí demasiado identificada), como leyó numerosos inicios de mi homenaje familiar, y me aconsejó, me corrigió y me alentó a seguir…

Gracias a ella, conocí a Rafa (otro escritor y bloguero), y recientemente a Veritas -también escritora y bloguera- (de ella hablaré en estos días).

Y poco a poco fue gente sumándose a los seguidores de mi blog. Creo que si están ahí es porque les gusta lo que escribo…o eso quiero pensar.

Con MAI, nos unen nuestros blogs, sin embargo también nos unen algún que otro libro, alguna carta, pequeños relatos, emails repletos de confesiones a veces dolorosas, de sueños hechos realidad, de talleres literarios,… De detalles.

Son esos detalles los que en los malos momentos, junto a tu familia y a tu pareja, te ayudan a sonreír.

Sé que somos los momentos que hemos vivido, los momentos que nos han hecho sentir de verdad, eso es realmente lo único que tenemos y por ello doy gracias al universo Blogger por haberme dado la oportunidad de conocer gente que me ha demostrado con su ayuda desinteresada, que aún existe gente que merece la pena conocer. 

Dicen que cuando uno está triste, o está pasando una mala racha se aferra como un clavo ardiendo a los detalles, pero yo siento que esas personas que ahora me brindan esos detalles, cuando los malos momentos se esfumen y llegue la felicidad, seguirán a  mi lado compartiéndola. Reirán conmigo, brindarán conmigo…
Gracias a esas personas me siento acompañada en el universo de las letras.

Gracias a este blog, me he sentido escuchada, valorada y reconocida. No importa el número de seguidores, con que una persona de las que me sigue, me lea, me valore, critique mis letras, me de consejos, solo con eso ya me basta. Ya es más de lo que esperaba.

Aquellos que leen mis relatos y opinan, aquellos que leen mis reseñas y que se interesan por las historias que yo he leído y me han hecho sentir tanto, aquellos autores cuyos trabajos he reseñado y han posteado para darme las gracias…

Aquellos autores que he conocido a través de la red y se han convertido en mis ángeles mágicos…(Ellos saben quienes son).

Todo ello me está ayudando a crecer como persona que ama la literatura y que encuentra en las palabras la forma de expresarse.

A escribir solo se aprende escribiendo, pero también se aprende leyendo. Y gracias a los blogs que sigo, y a aquellos que me siguen, sigo escribiendo y aprendiendo cada día.

No soy la misma Rebeca que escribía hace años, mis letras tampoco son las mismas y eso es gracias a este espacio, y a los consejos de las personas que la vida ha puesto en mi camino.

Jamás pensé que viviría las cosas tan magníficas que estoy viviendo.

Por ello doy las gracias, a todos aquellos que me leen y que me animan a seguir escribiendo, a todos aquellos que creen en mí, cuando a mí me cuesta creer.

Escribir es lo que soy. 


Mis letras es lo único que puedo regalar de mí y que perdure en el tiempo.


Aún estoy sorprendida de cómo un libro leído y el universo de internet puede llevarte a conocer la web del autor, y esa web al blog de una amiga suya escritora, y ese blog, te hace conocer a otra bloguera, y gracias a esa bloguera y a tu blog, a otras personas...

Una cadena que continúa creciendo...que comenzó gracias a una bilogía fantástica.

Suena raro, pero mi vida ha comenzado a ser mejor desde que mi chico me compró "Retrum: Cuando estuvimos muertos". Desde entonces mi vida ha dado un giro inesperado. Y ese giro inesperado hace que los malos momentos sean menos malos y tenga cosas bonitas por las que sonreír.

Cuando digo: ¡GRACIAS! son ¡¡INFINITAS!!

6 comentarios:

  1. Gracias a tí Rebeka. Cuando un blog crece no es gracias a sus seguidores sino a la persona que está detrás de la pantalla cuidándolo para que pueda crecer.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Jejejeje, ¿ves? Ratificas los 6º de separación!! Yo me alegro un montón de haber comprado La Gramática del Amor, de haber llegado al blog de Rocío, de haberte conocido...
    Ya lo dije en una entrada, este año me está dando la oportunidad de conocer a gente MARAVILLOSA.

    Un fuerte abrazo, amiga!!
    Gracias a ti ;)

    ResponderEliminar
  3. La blogosfera es un lugar sorprendente. Te une a gente que de otra manera no podrías hacerlo :)

    ResponderEliminar
  4. Desde luego parece mentira la de gente que puedes llegar a conocer gracias al los blogs y como no a nuestro amor por la literatura :)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. *Dicen que rectificar es de sabios:

    Si es que sabes emocionar con tus letras...

    Pues tengo que agradecerle a Mai (lo haré, seguro) que te animase a abrir un blog y a hacer de él tu segundo hogar. Cuando creamos estos pequeños escondites no es para escondernos precisamente, sino para ser quienes somos con total libertad de expresión. Y lo mejor es encontrarse con el resto de bloggeros que, compartan o no tus opiniones, están ahí leyéndote, intercambiando palabras...

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.