17 ene. 2012

OBLIVION

Así como ya en su día hice con Retrum 2: La Nieve Negra. No podía no crear algo pensando en Oblivion.


A momentos el amor puede parecernos un virus extraterrestre. Algo lejano a nuestro mundo. Sin embargo cuando se nos acerca y nos toca nos hace cambiar por dentro.

Como todo virus, el amor también se puede reconocer por sus síntomas, por lo que provoca dentro y fuera de nosotros.

Uno de esos síntomas es el deambular alocado de nuestro corazón cuando vemos a la persona cuya magia nos ha atrapado, dejamos de sentir como camina despacio para sentirlo correr acelerado.

También comenzamos a vivir en una nube, en una dimensión hasta entonces desconocida y vislumbramos como nuestra propia realidad se distorsiona. 

Dejamos de ser egoístas y egocéntricos, pensamos más en la persona cuyo corazón nos ha contagiado, lo vemos todo a través de sus ojos…

Y es entonces, en el momento en el que nos miramos en sus pupilas y nos vemos reflejados cuando cambiamos. Todo cambia.

Cambiamos nosotros, nos volvemos más vulnerables, más románticos, vivimos con nuestros sentimientos a flor de piel e intentamos exprimir cada segundo por miedo a que el néctar que nos produce felicidad se acabe.

El mundo que tenemos frente a nosotros deja de ser de color negro y comienza a tener otras tonalidades. 

El sol puede aparecer en nuestros días grises llenándonos de luz el corazón, las gotas de lluvia nos hacen cosquillas al deslizarse por nuestra piel mostrándonos que seguimos vivos, y por las noches…por más que reine la oscuridad nuestro cielo está repleto de los infinitos parpadeos de las estrellas que por muy lejos que estén siempre logramos sentir, recordando lo que valemos, y la luna…

La luna nos regala su magia penetrando con su halo blanco en cada una de las gotas de nuestra sangre, revitalizándola, llenando de brillo nuestra mirada…

El amor también provoca que nos sintamos más fuertes, nos hace ser más valientes, tanto que al sentirlo navegar en nuestra alma, sacamos fuerzas de donde sea para pelear por nuestros sueños. Ya no solo lo hacemos por nosotros, también lo hacemos para que la persona que tenemos a nuestro lado esté orgullosa de tenernos.

Y sonreímos, sonreímos todo el tiempo, olvidamos los momentos agrios que nos hacen tanto mal y recordamos aquellos recuerdos olvidados que siempre nos hacen resurgir y caminar hacia delante.

¿Has enfermado por culpa del amor? ¿Estás contagiado?

Cuando estamos enamorados, cuando el virus del amor se ha entendido en nosotros por completo, vivimos en otro universo. 

Ese universo pasa a convertirse en la realidad que siempre hemos ansiado. Y es que cuando vemos el mundo a través de los ojos de la persona elegida, el mundo puede resultar algo maravilloso. Y tras el cielo de nuestro interior nos esperan infinitos cielos más esperando ser conquistados.

Sin amor no hay magia, no hay fantasía, no hay nuevas oportunidades, no hay posibilidad de otras realidades…

Sin amor no hay sueños, no hay fuerzas para luchar, no hay ilusiones conquistadas.

Sin amor no hay olvido, ni recuerdos olvidados y encontrados.

Sin amor no hay estrellas, ni rayos de sol, ni gotas de lluvia, ni luz de luna…

Sin amor no hay esperanza…

Sin amor dejamos de sentirnos extraterrestres para sentirnos meros humanos sin cualidades especiales.
Sin amor no somos nada…

¿Quién puede vivir sin amor?


*Basado en la portada y sinopsis de la nueva novela de ‘Francesc Miralles’, titulada “Oblivion: Un cielo tras otro”, que verá la luz en Marzo.

 http://www.oblivionweb.com/

 http://www.francescmiralles.com/

3 comentarios:

  1. «Sin amor, no somos nada»... Me ha recordado a mi cuento :D

    ¡Me encanta! Precioso, como todo lo que escribes!!

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno del amor es que a veces no sabes cuanto durará, y dura toda una vida. Miras atrás y te viste siempre acompañada de ese amor, aunque el amor tiene mucho de climatología: días de sol, de lluvia, de tormenta, de calma infinita...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. El amor puede llegar a convertir hasta a el más cobarde en un héroe. Amar es una de las tareas más heroicas de nuestra vida.

    Me ha encando tu relato basado en Oblivion * . * en mi opinión describes muy bien como el amor nos transporta a otra dimensión. Sin amor la vida no merece la pena.

    Un beso y espero otros relatos tan mágicos como este.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.