2 mar. 2012

REFLEXIÓN SOBRE LIBROS

Libros...

Ese mundo construído a base de hojas de papel y un montón de palabras. Universo de diferentes historias, donde conviven, aprenden y crecen cada uno de sus personajes.

Ese mundo del que salimos cambiados una vez que hemos finalizado la lectura.

Ese mundo que hace de nuestro mundo algo mejor.

Es indescriptible la sensación de como perduran nuestras lecturas tan dentro de nosotros, cuando al leer un fragmento cualquiera recordamos una historia leída en otro libro que hablaba sobre lo mismo. Y entonces evocamos aquella historia y lo que nos hizo sentir. Recordamos y nos damos cuenta de los caminos tan diferentes que hemos recorrido y así, solo así, percibimos la huella que cada letra dejó en nuestro interior.


Ayer al leer un fragmento de un libro muy nombrado estos días, en un golpe de azar, cuando antes de dejarlo en la estantería me dije a mí misma: "voy a leer un fragmento más" (porque no necesita leerse en orden). Y abrí el libro por el final y tras el número 364 me encontré con el titulo "Las dunas de Asilah", - una auténtica experiencia "Wabi Sabi"-, rememoré esas dunas, el momento en el que un personaje describía un recuerdo, y otro le decía justo las palabras que aquí permanecían en cursiva: "Te sentiste triste porque no podías retener el momento" y me acordé de aquel personaje que lo pronunció bajo las estrellas, diciendo: "Això és perquè no podies retenir el moment...", me acordé de Alicia, del gigante y su caja, de Genís, de esa historia de amor.

Y sus palabras como ecos sonoros dentro de mi corazón me hicieron pensar en todos los momentos que pasan fugaces y que vivimos con cierta melancolía porque sabemos que no van a durar demasiado...

Una vez más unas palabras en un libro me hacen distinguir lo verdaderamente importante.

Es por eso por lo que elijo los libros.

Lo mismo me sucedió esta mañana, en un centro comercial cualquiera, cuando ví una edición de bolsillo y booket de dos libros, y no pude evitar traérmelos a casa.

Dos libros que quería hace tiempo. Dos libros que al leer las sinopsis y ver sus portadas se clavaron en mí y ya no pude olvidarlos nunca.

Porque el titulo "Las cosas que no nos dijimos", de Marc Levy, con su impactante significado, y ese buzón rojo con cartas que figura en la cubierta me hace llorar tantos sentimientos en silencio al pensar en esas palabras que no dijimos y en las cartas que ya solo podemos escribir para ser leídas por nuestros ojos y escuchadas por nuestro corazón...y no pude decir que no...

Porque "Blanca como la nieve, roja como la sangre", de Alessandro D'Avenia, dice tanto de mí...porque su sinopsis me ha capturado de tal forma que me ahogo al respirar...y también lo cogí...

Para el protagonista "Leo" todas las emociones tienen un color.
El blanco es el color de la ausencia, de la soledad, de la pérdida.
El rojo es el color del amor, de la pasión, de la sangre.

Y a mis 26 sé tanto de ambas...Así soy yo, mitad blanca, mitad roja...

Los libros me hablaron, yo los escuché y decidí que debían formar parte de mi vida, porque solo con sus títulos ya formaban parte de mí misma.



Porque hay libros, universos de papel que parecen que están escritos únicamente para nosotros.

Porque hay libros que desearíamos poder haber escrito nosotros. Y ese sentimiento nos recuerda de que verdaderamente si hay historias que solo nosotros podemos escribir.

Empezando por la historia de nuestra vida.

Libros...

Algún día, entre lectura y lectura, yo terminaré el mío propio, lo sé...porque no lleva mal camino...porque es mi sueño, porque es mi vida...


*Término Wabi Sabi (según wikipedia):

Wabi-sabi (侘・寂) es un término estético japonés que describe a objetos o ambientes caracterizados por su simpleza rústica.
El wabi-sabi combina la atención a la composición del minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza.



+Banda sonora:

Wabi Sabi Love de la banda NIKOSIA.


http://open.spotify.com/track/0vuRoGf30nwKTQVz34TehD

2 comentarios:

  1. ¡Este post va a ser tan largo que no sé si cabrá en la casilla, querida amiga!

    ¿Sabías que eres una maestra de magia sutil en grado supremo?

    Sin tú saberlo, has provocado dos milagros que relataré a continuación:

    1) Cuando compraste UN HAIKU PER A L'ALÍCIA en catalán sin saber la lengua, pocos días después un editor decidió abrir una colección de juvenil en su editorial, PLATAFORMA NEO, con la versión castellana de este libro (hecha por mí hace diez años... ¡todo ese tiempo sin encontrar editor!) El 10 de mayo se presenta UN HAIKU PARA ALICIA en Barcelona junto con un libro de Sierra i Fabra.

    ¿No es mágico? Pues espera a esta otra noticia:

    2) Hablas de WABI-SABI, que justamente era el título de la continuación de AMOR EN MINÚSCULA que nunca se publicó porque en España este libro no funcionó. Ediciones B ha cambiado de director editorial ahora y 5 años después de que se desestimara esa publicación, ahora hablan de relanzar la novela y que se publique la olvidada segunda parte, de la que sólo llegué a escribir dos capítulos (creo que los has leído).

    ¿Tienes poderes, Rebeca?

    No sé en qué acabará todo esto, pero está claro que eres una especie de hada de los escritores, aunque no te hayas dado cuenta.

    ¡Mil besos!

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada es preciosa :) los libros nos aportan tantas cosas... los libros y la música son mi mundo, no sabría que hacer sin ellos.

    Respecto al libro Blanca como la nieve, roja como la sangre lo vi hace días en el foro de Laura Gallego, donde hablaban de el y a mí también me cautivo tanto la portada como el resumen, espero poder hacerme con el. Ojalá decidas reseñarlo ^ ^

    Mil besos

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.