24 mar. 2012

TU CORAZÓN LATE AHORA PARA LOS DOS...

Tu corazón late ahora para los dos, porque en parte en suyo. - dijo Begoña.

Sucede que a veces una simple frase pronunciada por alguien que solo te conoce a través de la blogosfera, se te clava en el alma para no querer salir.

Y esa frase te cala hondo.

Te da fuerzas.
 
Te ayuda a vivir.

Te ayuda a escribir.

Para que luego digan que no son importantes las palabras.

A veces una palabra vale más que todo el oro del mundo.

Y sin darte cuenta acabas escribiendo algo que pasará a formar parte de tu proyecto personal. Lo terminas, lo registras y orgullosa lo guardas en esa carpeta que contiene tantos tesoros. Tesoros que algún día serán parte de las páginas -ya no tan en blanco-, de esa novela familiar que un día prometiste, que ya nadie te puede robar.

Porque sin pretenderlo tus manos, dejándose llevar, dejando hablar al corazón, han escrito tu propia identidad.

La mejor prosa es creada justamente cuando no se fuerza, cuando no se inventa, cuando no se intenta capturar la inspiración sea como sea.

Entonces las musas susurran...y las manos únicamente transcriben. 

Cuando las palabras que escribimos acaban convirtiéndose en reflejos de nosotros mismos, que lo dicen todo sin necesidad de que hablen nuestros labios:

http://deshojandomisoctubres.blogspot.com.es/2012/03/otros-corazones-en-un-mismo-corazon.html




3 comentarios:

  1. Una palabra, nos puede sanar. Una palabra, nos puede condenar. Una palabra, nos puede dar esperanza. Una palabra, nos puede herir como el acero afilado. Con las palabras, podemos infundir vida, podemos levantar mundos, podemos destruir otros.

    Una palabra, puede ser nuestro destino, puede ser nuestra vida, puede ser nuestra muerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es bonita la forma en que las palabras se asemejan a la semilla de una planta, primero se aloja, después sigue creciendo en la sombra, luego crece y después da fruto.
    A veces para sanar a los demás utilizamos sin darnos cuenta las palabras que antes nos sanaron. Es curioso, porque a veces ni somos conscientes de que nos sanaron y casi diríamos que fluyeron al azar.
    Hay frases mágicas, porque son capaces de sanar a muchas personas a la vez. Por eso se editan libros.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hay frases que las escuchamos con el alma y no con los oídos.
    Besos

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.