15 sept. 2011

TORMENTA DE LLUVIA Y CALOR

Hoy es una de esas tardes de tormenta tan comunes en estas tierras del norte. El verano casi está por finalizar y el otoño tiene prisas por llegar. Como resultado sucede una tormenta de lluvia que desprende un calor insoportable.

Hoy es una de esas tardes en las que me encantaría que el calor diera paso al frío y comenzarán a bajar las temperaturas, quizá así no me sentiría tan agobiada.

Agobiada porque he amanecido con ganas de llorar, la tristeza me ha abrazado para no soltarme desde que he abierto los ojos y he saltado de la cama. A medida que la tarde va avanzando parece que poco a poco se va alejando. Sin embargo este tiempo caluroso no ayuda demasiado.

Agobiada porque los recuerdos dolorosos me golpean por momentos y no quieren esfumarse de mi cabeza. Quizá sea hora de que deje de intentar echarlos de mí, quizá sea esa la única manera de que ellos solos se vayan.

Agobiada porque tengo un montón de ideas rondándome y las quiero dejar salir a todas a la vez y eso es imposible. Mis manos no teclean lo suficientemente rápido.

Agobiada porque tengo muchos libros por leer, libros que ansío devorar, libros que me llaman desesperadamente para que me sumerja en ellos, y no hay tantas horas en el día, y no hago más que posponer, y posponer…

El tiempo fluye y se me escapa.

Agobiada porque si, porque nací así, soy puro estrés y eso me contamina.

Demasiadas tormentas, tanto fuera como dentro de mi cabeza.

Demasiado calor que me ahoga, me asfixia y me debilita.

Demasiada lluvia en mis manos, tanta que no sé qué diablos hacer con ella.

Hoy es una de esas tardes de tormenta en la que tendré que liberar las tempestades que hay en mí, dejarlas fluir con la esperanza de vaciarme, plasmarlas en el papel y que poco a poco vayan desapareciendo. Es la única fórmula que he tenido siempre y que tengo de sobrevivir.

Despacito y con buena letra dejaré que los truenos y los relámpagos vayan desprendiéndose de mi ser.

Caigo y me levanto.

Como dice la canción “no sé las veces que me reinventé…”

Tropiezo, me derrumbo y vuelvo a ponerme de pie. Últimamente tengo que hacerlo demasiado a menudo.

Pero mientras las tormentas se esfumen y el amor sobreviva, yo también sobreviviré.

Tormenta de lluvia y calor aprisionando mi corazón.

2 comentarios:

  1. Desde luego el tiempo es una de las cosas más valiosas que poseemos pero que tan fácilmente se nos escurre entre los dedos.
    Intenta relajarte haciendo lo que te gusta, es lo mejor para alejar los malos recuerdos. Aunque como bien dices el calor no ayuda, el calor me pone de mla humor :(

    ResponderEliminar
  2. A mí el verano es la estación que más me gusta del año. Me siento libre y ideas geniales.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.