30 jul. 2011

DESPEDIDAS Y RECOGIDAS...

Es tiempo de las despedidas, de los abrazos infinitos con lágrimas en los ojos, de los ¡hasta dentro de una semana! , de las miradas que se clavan para no olvidarse.

Es tiempo de los nervios en el estómago, de las prisas impregnadas de locura, de las maletas aceleradas que aún no están preparadas.

Es tiempo de despedirse de los que dejaremos aquí, en la distancia, por unos días....pero también es hora de recoger...

Es tiempo de recoger todos los buenos momentos vividos para que den candela a nuestros sueños, es momento de cargar nuestra mochila de ilusión, del equipaje que no duele, es momento de cerrar los ojos, sentir nuestra sangre, el palpitar de nuestro corazón y encontrar a quienes se fueron pero que todavía están...

Encontrarlos, recogerlos y anidarlos bien a nuestro pensamiento, sabiendo que si que están, siendo capaces de poder verlo, de poder sentirlo...

Es hora de cerrar los ojos y no decirles ¡hasta luego!, es tiempo de decirles: ¡Preparaos para coger un montón de aviones, porque Escocia nos está esperando, a mí, al amor de mi vida y a vosotros...!

Porque hay despedidas que aunque una vez se pronuncien eternas, con el paso del tiempo, ese ¡hasta siempre!, se convierte en un ¡hola!, ¡hasta luego!, ¡vamos!, ¡La isla de los castillos y los acantilados nos espera a los cuatro!.

Jamás me he sentido tan acompañada como hoy...

Este será un viaje diferente...porque ahora camino junto a mi amor verdadero, mi heavy fabricador de sonrisas, pero también avanzo en mis pasos, con dos ángeles que siempre permanecerán dentro de mi corazón, que siempre me protegerán...

Y no necesito creer en un dios, para sentirlos dentro de mí y saber que están ahí...

Simplemente es que hoy me he dado cuenta de que aunque a veces el dolor ciegue...ellos siempre viajarán a mi lado, porque llevo su sangre en mi sangre, llevo lo que fueron bailando entre las gotas de color carmesí, -porque si ellos no hubieran sido, yo jamás hubiera sido- y lo que siempre serán, llevo su rebeldía innata en mí, su legado, su amor...

Hoy me he dado cuenta de que llevo dentro de mí: un pasado, un presente y un futuro...

Hoy logro sentirlos, aunque estén sin estar y eso me hace sentirme afortunada y fuerte...

Es tiempo de las despedidas y de las recogidas, porque hay de quien jamás me despediré...

Llego el momento de dejar aquí, cerrado por derribo, al corazón dolorido y angustiado. Renacer. Renacer de las cenizas, y abrir el corazón del amor, de los ángeles, de las esperanzas, los sueños y las ilusiones, de las nuevas aventuras, del crecimiento personal...

Llegó el momento de las despedidas y de las recogidas...

A quienes dejó por aquí, que sepáis que no os dejo del todo porque ya formáis parte de mí...

¡Hasta la vuelta!

3 comentarios:

  1. Buen viaje guapa!! Pásalo muuuuuuuy bien :)

    ResponderEliminar
  2. Felices días en paisajes desconocidos a la espera de tatuar en ti su mejor impresión.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Mierda! me pillaste en mi retiro espiritual autoimpuestpo para no morderle la cabeza a nadie... )na, ha funcionao pero sólo así así). joer, espero que estés pasándolo estupendamente, no veo la hora de que vuelvas y nos cuentes qué tal te ha ido.
    Un fuerte abrazo, niña, y ya que no buen viaje, buena vuelta n.n

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.