23 jul. 2011

UNA CANCIÓN QUE SALVE MI CORAZÓN

Hay muchas maneras de matar la soledad.

Esa soledad que ahoga en los malos momentos volviendo nuestros pensamientos de un color negro azabache profundo, esa soledad que nos llena de dudas y nos vuelve pequeñitos, esa soledad que hace temblar a nuestro corazón con sus suspiros, esa soledad que nos inunda en lágrimas.

La soledad que desprenden las ausencias de los que ya no están, la soledad que dejan cuando se van los que si están pero lejos, la soledad que nosotros mismos creamos al sentirnos solos rodeados de gente.

Hay muchas maneras de matar esa soledad.

Hay muchas maneras de secar las lágrimas y aniquilar los malos recuerdos.

Una de mis maneras es encontrar las fuerzas que necesito para volver a caminar en una voz, en una sonrisa…pero cuando el dueño de esa voz y de esas sonrisas no está…todo se hace más difícil…

Por ello siempre acudo a lo mismo, a un bálsamo cicatrizante permanente que siempre está ahí cuando más lo necesito…Recuerdos de tiempos felices y música.

Hoy al levantarme ha salido el sol y aunque a veces acechan las nubes grises y negras, mi día hoy estará impregnado de rayos de luz potentes, porque así me lo he propuesto.

He suspirado, he cerrado los ojos y al abrirlos le he dado al ‘play’ en el reproductor de música del ordenador.

Hoy, una vez más, la voz de mi cantante preferido me ha salvado del precipicio que traen consigo la soledad y las lágrimas…

Son tantas las veces que su voz, sus letras y la inspiración que desprende su poesía, me han salvado...que ya he perdido la cuenta…

Hoy he matado la soledad con mis recuerdos, con la certeza de las cosas que tengo y con su voz…

Hoy he vuelto a encontrar una canción que de cuerda a mi corazón, dos canciones, infinitas canciones.

Hoy gracias a la música he vuelto a caminar sin derrumbarme, he vuelto a resurgir de mis cenizas…

Hoy me he vuelto a dejar llevar por la música…por una voz, por unas letras…y mi mente ha viajado hasta el país de origen de esa voz, y han aparecido frente a mí, los bosques kilométricos, la nieve blanca que lo cubre todo con su tibia pureza, la oscuridad del cielo, los rayos del sol que nunca escuecen, los lagos escarchados y las cabañas de madera…

Hoy me he vuelto a dejar llevar por la música, por una melodía cicatrizante, por una voz, por unas imágenes, imágenes de lugares que quizá algún día recorreré con mis pies, y he vuelto a escribir, la inspiración ha regresado a mí…

Que siempre me quede una canción para salvar mi corazón y así poder seguir sangrando bien…sangrando sentimientos…derramando palabras en un papel blanco, dando así sentido a mi alma…

Que siempre me quede una canción que me demuestre que el amor todo lo puede, todo lo vence…que nosotros nunca pronunciaremos “El funeral de los corazones” más que para cantar…

Que siempre me quede una voz que salve mi corazón en mis peores momentos.

*Gracias a los que ayer firmaron dándome sus ánimos y mejores deseos. Ayudáis más de lo que pensáis!!

+Banda sonora, mi grupo preferido H.I.M.:

-Bleed Well: 

http://www.youtube.com/watch?v=rmUpFUCkdQY&feature=related 

-The Funeral of Hearts (cuya portada vale tanto para mi foto de perfil, como para teñir mi piel).

http://www.youtube.com/watch?v=UnVfg_kDFzU


 Ville Valo

3 comentarios:

  1. Y ademas de tu musica favorita, tendras por aquí a tus amigos.

    Rebeca, a mis años aún sigo añorando a algunas de las personas que amé y han desaparecido. Y la mejor manera que encuentro de honrar su memoria es agradecerles siceramente lo poco que soy. Tener un dulce recuerdo de ellos, y alegre también. Y sobre todo, vivir con plenitud, porque a traves de mi vida, ellos tambien siguen viviendo a su manera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Rebeca, es importante tener en quien apoyarse en los malos momentos, pero toda la fuerza, aunque pueda no parecerte en este momento está en ti. Solo cuando aprendes a sostener tu propio peso en equilibrio consigues no volver a derrumbarte. No es sencillo, pero es un paso necesario en la vida para aprender a convivir con el susurro trepidante de la soledad que a veces pueda devolver a tu mente al llanto y al dolor. La mente es como una pantalla en blanco que hay que educar, para que solo refleje lo que nos ayuda a avanzar. Ya sé que soy más rara que un perro verde, pero a mí fue eso lo que me sirvió.

    Hay una canción que a mi me salva de cualquier día Canta corazón de Alejandro Fernández. Las notas de esa guitarra española y esa letra me recarga de energías en cualquier momento. Por fortuna todos tenemos una canción :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La música es el alimento del alma, la energía que lo embriaga todo, el sustento de los mejores y los peores momentos hasta el punto en el que el dí a día no es más que una coregrafía bailada de una música que no siempre es necesario que suene.

    Un abrazo muy fuerte, Rebeca, y buen inicio de semana.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.