12 jul. 2011

SHINE LIKE THUNDER

Los estruendos de los truenos me han hecho despertarme de golpe en mitad de la oscuridad. Mi corazón agitado poco a poco se ha ido relajando…no he sentido miedo…no son esta clase de tormentas las que me producen terror...

Han pasado dos horas y los truenos siguen rasgando el silencio, los relámpagos están demasiado cerca, la luz eléctrica se tambalea y mi sangre hierve en paz mientras mi corazón camina sin prisa…

Las gotas de lluvia se deslizan con fuerza precipitándose desde esas nubes grises, nubes grises disipadas entre la niebla que no permite ver nada más allá de los tejados de los edificios…

Las gotas de lluvia empapan el vidrio de los cristales con su escarchada melancolía… mientras mi piel se eriza de frio cuando mis pupilas divisan esas lágrimas suicidas a la deriva chocar contra las baldosas desgastadas…

La calle casi desierta es invadida por los pasos pequeños de unas botas al caminar, mientras esa silueta caminante se refugia bajo un paraguas azotado por el viento…

Cualquiera diría que estamos en el mes de Julio y que ya es verano…

Los estruendos de los truenos me mantienen alerta haciéndome ser consciente de todo mi alrededor y la luz de sus relámpagos me hace temblar de risa al suceder lento de los recuerdos de esos tiempos pasados entre conversaciones bajo una vieja galería en los días de invierno. Siempre me he sentido bien en los días de tormenta…

Siempre me he sentido bien, porque he encontrado un poco de mi melancolía en sus gotas de lluvia, en la pureza de los granizos siempre encontré la pureza de la nieve, en sus relámpagos siempre encontré la luz enérgica capaz de partir el cielo negro en dos, en sus susurros graves siempre encontré los latidos de mi corazón…

Cuando las tormentas atormentan detrás de la ventana, las tormentas que atormentan el alma son menos tormentas…

Que los truenos sigan acercándose, que la lluvia siga balanceándose, que la luz de los relámpagos siga naciendo y muriendo, que mientras tanto yo seguiré sin perderme en el camino…

En esos días siempre me he sentido bien…porque las lágrimas son menos lágrimas, porque después de la tormenta siempre llega la calma, porque el dolor se apacigua de tanto llover, y las sonrisas por fin pueden ser sonrisas…

Detrás de las tormentas, bajo las gotas de lluvia, deshaciendo el frío, el amor y los buenos recuerdos siempre permanecen…siempre sobreviven…

Al igual que sobreviven las canciones, que deciden despertar y regresar al presente desde algún rincón profundo de la memoria...porque hace ya mucho tiempo desde aquella primera vez que mis labios susurraron:

“Shine like Thunder…Cry like rain…Hear my calling…Hear my name…”



+Banda sonora: La canción 'Temple of Love' del grupo de rock gótico: THE SISTER OF MERCY.

“In the temple of love: shine like thunder
  in the temple of love: cry like rain  
  in the temple of love: hear my calling
  in the temple of love: hear my name”.


1 comentario:

  1. hay una cosa que me encanta de tus letras, y es la capacidad de poder leer en tus palabras algunos sentimientos propios que ni uno mismo es capaz de adivinar. Ya te lo he dicho otras veces: retratas con tal claridad el mundo interior que es difícil no reconocer esos latidos que todos hemos sentido en alguna otra ocasión.
    Tenía mono por leerte, que lo sepas ^_~

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.