27 jun. 2011

CUANDO ESTUVE MUERTA

Durante mucho tiempo, me sentí como una hoja inerte manejada por el viento frío que navegaba por el aire, danzando con la tristeza, besada por la soledad…

Durante mucho tiempo, fui una chica de mirada perdida y apagada, mi corazón latía muerto en vida. Fui dueña de esa melancolía que penetra en lo más profundo de tu alma ahogándote en lágrimas…

Y cada día acudía al cementerio, unas veces recorriendo con mis pies el camino, otras veces recorriéndolo tan sólo con cerrar mis ojos y dejar deambular a mi imaginación…y de rodillas frente a tu lápida, acariciaba las letras de tu nombre y las pronunciaba entre susurros…

Intentando hallar alguna respuesta a mi propia soledad, a mis sentimientos de vacío, de apatía, a mi tristeza permanente, a mi falta de sueños e ilusiones, a mis ganas de morir…

Pero el silencio golpeaba con su tenue eco las puertas de mi corazón, silencio profundo, infinito silencio…y eso me derrumbaba aún más, eso me marchitaba aún más…

Y uno de esos días, volví para hablarte, para intentar sentirte, para intentar encontrarme y de rodillas derrotada caí frente a tu tumba, posé una rosa negra sobre el pavimento mojado, susurré tu nombre -como tantas veces-, te conté entre susurros silenciosos que había decidido dejar de sentirme muerta y perdida, que había decidido unirme a ti para acabar con este sentimiento de vacío…quería escapar de este mundo cruel y sin sentido, quería sentirme bajo tu protección otra vez…quería volverme a sentir bien de nuevo…

Y cuando una pequeña y afiliada cuchilla de afeitar, se posó sobre mi suave piel, sobre mis frías venas, un viento arrollador me abofeteó y uno de los pétalos de la rosa que te había brindado se colocó sobre mi pecho, justo encima de mi corazón…y un escalofrío congelado recorrió todo mi cuerpo…

Mi respuesta había llegado. Tú te hiciste notar, llegaste en el momento justo, en el minuto adecuado. Me dejaste sentirte conmigo para no volverme a abandonar…

Y a partir de ese día dejé de sentirme muerta y comencé mi caminar, triste, bastante perdida, pero jamás volví a sentirme tan sola. La soledad era menos soledad porque tú permanecías dentro de mi corazón, de mi sangre, de mi alma, acompañándome…

Pero una vez estuve muerta, totalmente muerta, una vez fui esa chica afligida que se arrodillaba frente a una tumba…y por ello estas líneas…con mi corazón negro en una mano y en la otra…

En la otra una pluma cuya tinta no es más que la propia sangre de mis venas gota a gota…intentando cuadricular estás letras desordenadas, intentando plasmar mis más oscuros sentimientos en este pequeño trozo de blanco papel…

Una vez estuve muerta, ahora también hay una parte de mí que ha muerto, la diferencia es que ahora no quiero morir, sino vivir, la diferencia es que ahora tengo un amor que me ayuda a caminar y que me hace feliz, la gran diferencia es que ahora no me siento sola porque tengo dos personas que permanecen conmigo constantemente dentro de mi corazón y mi sangre aunque ya no estén...dos grandes ángeles...

Una vez estuve muerta, ahora me siento marchita, pero tengo la certeza de que poco a poco volveré a florecer renovada...porque os tengo y siempre os tendré...a los dos...mis ángeles rebeldes...

Diciembre del 2010 / Junio del 2011.

+ Relato basado en el titulo y en la canción "When We Were Dead" del grupo "Nikosia" (Francesc Miralles). -Porque yo también fui en un tiempo atrás esa chica afligida-. Fragmento en cursiva añadido ahora.

+Banda sonora: When We Were Dead.

http://www.youtube.com/watch?v=OH9GV4GsDlM


WHEN WE WERE DEAD - NIKOSIA

Sun was hiding into the clouds
Black birds flew over the graveyard
I was feeling half dead inside
Without knowing you were half alive

Who is knocking on the door?
What is this scent of lilies?
Where does it come from?
Darkness is breaking down
My soul escapes the eternal cage

I squatted on your gravestone
full of ivy, oblivion and frost
my hand uncovered your sad name
someone who left ages ago

Welcome, sorrowful girl
Why are you alone in here,
so far and near?
I´m now just behind you
Let me embrace your living corpse

Suddenly an invisible touch
held me close and breathed ``oh, my love´´
I turned round but no one was here
My heart rushed with wonder and fear

Who is knocking on the door?
Welcome, sorrowful girl


1 comentario:

  1. Eso es lo bonito de la muerte, que por muy eterna que nos digan que es, a la hora de la verdad no lo es tanto.
    Yo viví una vez, hace millones de años, en un octavo sobre una ciudad diminuta. También estuve muerto, y también una voz me detuvo cuando fui a alzar el vuelo.
    Me alegro de que te des cuenta cuenta de que no estás sola: Tienes a tu heavy, a tus letras, a tus risas y a esas personas amadas que se ocultan tras tus tatuajes, tienes tu arte y tus sentimientos, y ahora, también, nos tienes a nosotros.
    Que sepas que estoy deseando que llegue mañana para ponerme al fin con tu novela. Asco de días, que no paro en casa...
    Un beso enorme, Rebeca, y un abrazo para el metalero, que sin conocerlo ya me cae bien, el jodío.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.