16 jun. 2011

EL BOSQUE DE LA SABIDURIA

Sucede que a veces la vida nos golpea demasiado duro y nos sentimos perdidos, vacíos, nuestro corazón titubea al caminar y no sabemos qué debemos hacer para darle cuerda de nuevo, no sabemos qué hacer para que su latido siga latiendo y no se pare.

Sucede que a veces nuestros pies se detienen sin saber el camino que han de seguir, sucede que nuestra mente no vislumbra la luz al final del túnel…y es entonces cuando perdemos nuestra esencia…

Es entonces cuando nos sentimos muertos en vida. Y aunque ansiamos encontrar un motivo por el que vivir, creemos que no vamos a ser capaces de salir adelante…

Entonces, buscando ese motivo, dando vueltas y vueltas a mundos vividos, rebuscando en nuestros recuerdos, encontramos momentos que nos arrancan una sonrisa, que nos hacen añorar, que nos hacen sentirnos felices por haber vivido esos instantes, porque sabemos que al menos tenemos algo de lo que sentirnos orgullosos…

Sin saberlo, hemos encontrado lo más importante, nuestro elixir, lo que somos, lo que un día fuimos y lo que seguimos siendo en nuestro interior aunque a veces no seamos capaces de verlo…

Cada persona tiene su propia esencia, brinda su propio elixir de sí a los demás, eso es únicamente lo que somos, sin envoltorios…

Si sabemos lo que somos, lo que son los demás al tenernos a su lado, lo que somos nosotros gracias a las personas que nos acompañan y a las que aunque ya no estén en el mundo de los vivos siguen estando, habremos encontrado nuestro camino, habremos encontrado al Maestro del Bosque, nos habremos encontrado a nosotros mismos.

Y el Bosque de la Sabiduría serán aquellos árboles que nosotros mismos hallamos plantado, cuyas semillas serán por siempre el conjunto de todas y cada una de las decisiones que tomamos en nuestros días, los sentimientos que sentimos, las cosas que aprendemos, las personas que conocemos y lo que cada una de ellas nos transmite, porque quien no ve enseñanza en un gesto, en una mirada, en una palabra de otro, está demasiado ciego.

He finalizado el libro titulado “El Bosque de la Sabiduría” de Alex Rovira y Francesc Miralles, y he vuelto a encontrarme, en estos duros momentos, he vuelto a encontrarme.

He encontrado al Maestro del Bosque y he encontrado a otro Maestro que dejó muchas semillas plantadas, semillas con forma de recuerdos e instantes que jamás olvidaré, ese Maestro que siempre me ayudará a encontrar el camino hacia mi propia esencia, porque nunca dejará de estar dentro de mí.




+ La buena suerte para niños, ¿quién no lleva siempre un niño dentro del alma? Si no fuera así estaríamos vacíos...Gracias a mi amigo de Barcelona por un regalo maravilloso, porque gracias a esta lectura he encontrado una vez más el camino. En la vida hay muchos "Gurús", gracias por ser el mío en estos momentos díficiles.

+ Banda sonora: "Songs for Gurus".

2 comentarios:

  1. Hay una frase que yo no me dejo de repetir:
    A fin de cuentas sólo somos el recuerdo que dejamos.
    Por eso es tan importante dejar a nuestro paso buenos recuerdos cada día.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Una preciosa forma de ver el gnosce te ipsum (mucho mejor que el tan trillado carpe diem) me alegra verte así, escritora y lectora a un tiempo.
    Gracias por tan bellas palabras, un fuerte, fortísimo abrazo, Rebeca.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.