12 jun. 2011

LÁGRIMAS CONVERTIDAS EN SANGRE

Todo lo que ahora son lágrimas con el tiempo serán gotas de sangre.

Todo lo que ahora es dolor, rabia, incomprensión, preguntas sin respuesta, vacío, depresión…un día se convertirá en pasos hacia delante, en fuerzas renovadas más gigantes.

Porque dejaré de ser yo, dejaré de sentirme tan vacía para sentirme acompañada.

Desde hace tiempo, unos 13 años aproximadamente, dejé de sentirme sola para sentir un ángel dentro de mí que me ayudó a seguir poco a poco, ahora ese ángel tendrá otro ángel a su lado, el ángel de sus ojos.

Juntos sé que me darán la fuerza que necesito para seguir, juntos me ayudarán a vivir la vida cómo la tengo que vivir para que nunca me pese el no haber vivido.

Juntos, porque aunque no crea en el más allá, ahora ya estáis juntos…Juntos en lo más profundo de mi corazón y de ahí no os podrá arrancar nunca nadie…

En ese rinconcito de mi corazón que da sentido a mi alma, que da fuerza a la sangre que camina por mis venas, que me ayuda a ser quién soy. Justo ahí…

Y sé que cuando el dolor se apacigüe un poquito, podré escuchar vuestra voz, podré sentiros conmigo, podré sentir vuestros consejos, vuestros ánimos, vuestras fuerzas…

Y quizá ese ángel con nombre similar a la palabra felicidad, me hable en sueños como un día lo hizo ese ángel con nombre de gotas de agua congelada, quizá en sueños me diga que no nos dio tiempo a despedirnos porque jamás se iba a ir del todo, que siempre iba seguir a mi lado.

¡Quizá!

Lo único que sé, es que todas las lágrimas amargas derramadas por mis ojos con el tiempo se convertirán en sangre, sangre impregnada de sonrisas, de recuerdos maravillosos, de fuerzas para sobrevivir, de ansias de comerse el mundo, de pasos hacia delante, nunca hacia atrás, de rebeldía, de lucha, de libertad.

Únicamente queda esperar. 

Un día habrá lágrimas convertidas en sangre.

3 comentarios:

  1. Sabes? No vale esperar. Llega un momento en que esperar no es suficiente. En que debes de coger tu vida por las riendas y avanzar sí o sí.
    Hay una frase de Oscar Wilde que dice «A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante»
    Hay que hacer que cada día sea ESE instante... aunque por dentro estemos rotos, aunque ya no nos queden lágrimas... que cuando llegue el momento no te arrepientas de nada, mires atrás y digas «mereció la pena»
    Es la mejor forma de honrar a los que estando, ya no están.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sigues arrancándome una sonrisa de complicidad, de comprensión, de querer poder estar ahí y hacer algo más cada vez que te leo.
    Y es que sigues teniendo es don. El don.
    Un beso gigantesco, Rebeca, un abrazo enorme a los dos, o a los tres, o a los cuatro... Y gracias por haberme permitido conocerte ;)

    Prometo relato de colecta, pero para mañana: Ayer se me fue la mano con la absenta y guay... hasta las seis de la mañana discutiendo de la levedad del ser y las creencias personales según la socialización y tal con todos estos, pero ahora... el hada pasa factura: Me he levantado totalmente echo polvo.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  3. Lágrimas que como el rocío de un nuevo día haga a las flores crecer. Y que todas juntas en armoniosos colores y envueltas en suave fragancia te acompañen donde estés.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.