30 may. 2011

CHICA EN EL TEJADO

Las lágrimas se deslizan por mi rostro, dentro de mi cabeza miles de pensamientos se agolpan buscando respuestas a preguntas que sólo yo puedo contestar…

Intento encontrar mi camino, intento dar sentido a mi vida, intento no sentirme tan perdida, pero me cuesta…

Y viendo el mundo desde aquí arriba, me es inevitable no sentirme pequeñita…Y en susurros le pregunto al viento: ¿quién soy?  y el eco del silencio lo dice todo…

Sé que la respuesta se esconde dentro de mi corazón, pero hoy me siento incapaz de encontrarla, no tengo fuerzas para rebuscar en las cenizas de mi interior. Mi verdadera esencia permanece enmarañada en la tela de araña de mi alma, dónde se encuentran atrapados mis defectos y mis virtudes, mi pasado y mi presente, mis sueños, y mis realidades…

Pero no tengo fuerzas, me siento débil. Hoy sólo me apetece llorar, llorar hasta desangrarme, quizá mañana me vuelva a subir al tejado y las respuestas estén a flor de piel queriendo brotar al primer susurro de mis labios, quizá mañana sea otro día y la melancolía y la tristeza no me impidan ver el color de la vida…

Quizá mañana estas mismas palomas que hoy me acompañan, me murmuren al oído las respuestas que necesito, haciendo eco de las palabras que nazcan de mi corazón…Hoy sólo quieren divertirse jugando entre mi pelo enredado, revolviéndolo aún más…

Como si no me sintiese demasiado enmarañada ya…

Quizá mañana, me suba al tejado y dentro de mi sangre me sienta tan grande, que desde aquí arriba el mundo a través de mis ojos se vea muy pequeñito…quizá… ¿quién sabe?

Mientras el viento revolotea, yo permaneceré aquí…con la mirada perdida en el horizonte, llorando lágrimas saladas de roja sangre…

Pensamientos…

Lágrimas ensangrentadas…



Otra foto del libro de tattoos, más palabras sin sentido...

4 comentarios:

  1. Guau... intenso. Vuelves a tocar los temas que tan bien dominas y nos regalas esta maravilla concentrada en pequeñas frases, aunque no dejo de sentirme como si me repitiera en mis comentarios pro es tu culpa porque lo haces grande, vivido y sentido.
    Una vez más, gracias.
    lamentablemente no he podido leer lluvia, en la actualización de esta noche entenderás por qué, y es que tengo que contaros algo realmente importante. Te pido perdón, que ya me jode con las ganas que tenía de leerlo, pero prometo que el miércoles sí o sí lo tendrás en tu correo.
    Gracias por tu confianza, Rebeca, que tengáis un inicio de semana cojonudo... Y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hace años decidí que llorar sólo embota la cabeza y que sonreír, aunque sea de un modo muy débil ofrece la confianza que uno necesita para pasar de un día al siguiente. Y que la noche se lleva todas las penas para que ya no estén en la nueva mañana.
    A la tristeza hay que darle un lugar tan pequeño como la palma de la mano. Hay que reservar un lugar muy grande para la alegría. No soy ordenada, pero este orden siempre lo procuro guardar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Te dejo un remedio contra esa tristeza... que ¡ojo! escribir es un remedio infalible. Pero este, arrebata sonrisas:

    http://www.youtube.com/watch?v=YDRId6QmNTA

    :)

    ResponderEliminar
  4. A veces, no sabemos muy bién donde escondernos. Tenemos que ecuchár nuestro propio silencio interiór, acompasar nuestro aliento, y buscar el vivificante aire fresco.

    Entonces quizás encontramos las fuerzas para erguir nuestra cabeza y devolverle la fuerza a nuestra mirada.

    Hay muy pocas cosas en este mundo, que puedan pagar el valor de las gemas que son nuestras lagrimas, muy pocas.

    Un beso

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.