31 may. 2011

LA GRAMÁTICA DEL AMOR

-Unas pequeñas palabras dedicadas a una novela fantástica. 


No amamos cuando queremos sino cuando nos lo dicta el corazón.

Cuando nuestra cabeza deja de pensar para únicamente volar, cuando los nervios afloran como mariposas en nuestro estómago, cuando nuestra sangre hierve alocada, cuando nuestras mejillas se sonrojan por más pálida que sea nuestra piel al ver a determinada persona, es ahí cuando nos damos cuenta de que nos hemos enamorado.

Y entonces nuestra única felicidad es estar junto a la persona que nuestro corazón ha elegido. Pasar el mayor tiempo posible a su lado. Pero sucede que a veces la persona elegida no nos escoge a nosotros o la persona que nos elige no es la que nosotros quisiéramos. Se pueden dar muchos casos diferentes.

Lo único claro es que todos somos capaces de amar y a la vez todos somos inexpertos en el arte de amar. 

Amamos sin saber cuál es el camino correcto, tropezamos una y mil veces en el mismo error y no aprendemos, intentamos dar lo mejor de nosotros mismos, a veces nos sale bien y otras veces fracasamos al acelerarnos. Y es que el amor de verdad requiere mucha paciencia, mucho trabajo, requiere que luchemos cada día sin confundir el camino, siguiendo adelante en nuestros pasos.

Estaría bien que alguien nos enseñara -así como nos enseñan diferentes asignaturas en nuestra etapa escolar-, el arte de amar, que nos enseñaran que cuando se ama unas veces se sufre, otras veces se es feliz y en algunos casos un poco de lo primero y mucho de lo segundo. Porque la vida nunca es un camino de rosas sin espinas.

El amor no es fácil, pero es un bello camino a recorrer.

Estaría bien estudiar la gramática del amor, una gramática que nos ayudase a entender el amor desde diferentes perspectivas. Ahora lo podemos hacer gracias a  Rocío Carmona y su novela titulada “LA GRAMÁTICA DEL AMOR”, donde podemos aprender junto a su protagonista Irene.

A ella, su profesor Hugues le enseña la gramática del amor de la mano de grandes autores de la literatura, y Rocío nos enseña a nosotros con sus líneas que para saber amar hay que vivir, ser valientes, ser capaces de levantarnos al tropezar, dejar los orgullos y prejuicios a un lado, y vivir, vivir a pleno pulmón, vivir con el corazón.

Porque como bien se puede leer en la contraportada de la novela “La gramática del amor, se estudia con el corazón. Pero sólo hay una forma de superar el examen: Vivir”.

Sumérgete en la historia de Irene y al finalizar entenderás mejor el amor, lo valorarás mucho más, entenderás que el amor te cambia la vida, porque te cambia como persona. No somos las mismas personas cuando amamos, el amor nos hace verlo todo distinto, nos hace ver el mundo a través de los ojos de la persona a la que amamos, sólo el amor es capaz de cambiar la aplastante realidad.

Sumérgete en la historia de Irene y puede que en el camino te identifiques con ella, con sus sentimientos, con su sufrimiento, si es así es que eres capaz de amar y vas en el camino correcto, porque estarás viviendo otra vida y siendo partícipe de ella.

Aprende “La Gramática del Amor” junto a Rocío Carmona, Irene, el profesor Hugues, el resto de personajes de esta maravillosa novela y grandes escritores como Haruki Murakami (Al sur de la frontera, al oeste del sol), Jane Austen (Orgullo y prejuicio), Stefan Zweig (Carta de una desconocida), León Tolstói (Ana Karenina), Johann Wolfgang von Goethe (Las desventuras del joven Werther), Charlotte Brönte (Jane Eyre) y Gabriel García Márquez (El amor en los tiempos del cólera).

Grandes de la literatura, grandes de la música, aprendizaje, lágrimas, Cupido y sus flechas no siempre acertadas, triángulos personales, celos, el valor de las cosas sencillas, el valor de la amistad, amor, esperanza, vida, amor, amor y mucho amor. Todo en un mismo libro.


1 comentario:

  1. Yo tuve que esperar 26 capítulos...¡¡¡26!!! Para que apareciera mi Rochester.

    Ays, que bien me lo pasé con esta novela ;) y encima te conocí a ti jejejeje

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.