12 may. 2011

SUMERGIDA EN LA OSCURIDAD

Hoy, ando sumergida en la oscuridad, ocupada con un proyecto en forma de regalo, así que me limitaré a transcribir algo creado hace algún tiempo, para un concurso.

Uno de los tres fragmentos envíados ya fue utilizado en entradas anteriores para formar un nuevo relato, así que os dejo los otros dos micro-cuentos, tal y como los envíe.Ya que tienen mucho que ver con el regalo que estoy preparando y con la oscuridad en la que quiero sumergirme.

("¿Donde estás?" y "Juntos eternamente").

Y os dejaré también unas líneas de otros, de esas líneas que te atrapan y te seducen.Al menos a mí.

De dos grandes genios, románticos y oscuros, padres de esas sombras umbrías de las que ahora quiero beber.

Uno de los dos poemas, siempre me acompaña, en la columna de la derecha de este blog, el otro me acompaña en el corazón, mostrándome el camino del amor verdadero.

-Lord Byron.
-Edgar Allan Poe.

Y que la oscuridad me atrape, y sus sombras impregnadas de romanticismo, me ayuden a escribir lo que quiero escribir...


1.¿DÓNDE ESTÁS?

Eran las siete de la tarde cuando abrí la puerta del camposanto.A cada paso de mis pies el aire se tornaba más espeso, no corría ni un resquicio de viento…
De rodillas caí frente a tu tumba, dejé un ramo de rosas azules, y entre lágrimas grité: ¿Dónde estás, abuela?, pero nadie contestó…
El eco del silencio lo llenaba todo con sus yermos murmullos, mi corazón se iba marchitando, perdido y solo, sin saber hacia dónde caminar, y la oscuridad de la noche se iba pronunciando, lenta y despiadada…
Caminaba de regreso a casa, con el alma encogida, sin respuestas…Cuando de pronto un aire frío recorrió mi nuca, y un suave pétalo de rosa azul se posó sobre mi pecho, supe que eras tú, y que no te habías ido, que seguías a mi lado, y que siempre estarías ahí, dentro de mi sangre para ayudarme a seguir creciendo…
Cerré los ojos, y una sonrisa inundó mis labios, esa noche volví a sonreír...

2.JUNTOS ETERNAMENTE

La luna llena iluminaba una lápida en la que se leía: “Amor verdadero”; bajo ella dos jóvenes que un día juraron amarse eternamente, él estaba enfermo, y ella enferma de amor por él, por ello dejó escrito en el viento:
<<La muerte se va apoderando de tu corazón, su blanca palidez ha desdibujado ya, las duras facciones de tu rostro...
Te mueres amor, y yo me voy muriendo contigo, mi corazón se va marchitando, y mi alma, mi alma ya no tiene sentido, porque sin ti, no soy nadie, ni lo quiero ser…
Por eso he decidido, robarte tú último suspiro, para que seas eternamente mío, y te regalaré mi último beso, porque sólo tú has sido, eres y serás dueño de mis labios,…
Por eso he decidido, abrir mis venas y entregarte junto a mi sangre, mi vida; así moriremos juntos, así estaremos juntos eternamente…>>



LORD BYRON - EN UN ALBUM

Sobre la fría losa de una tumba
un nombre retiene la mirada de los que pasan,
de igual modo, cuando mires esta página,
pueda el mío atraer tus ojos y tu pensamiento.


Y cada vez cada vez que acudas a leer este nombre,
piensa en mí como se piensa en los muertos;
e imagina que mi corazón está aquí,
inhumado e intacto.


Versión de Arturo Rizzi


EDGAR ALLAN POR - ANNABEL LEE

Hace ya bastantes años, en un reino más allá de la mar vivía una niña que podéis conocer con el nombre de Annabel Lee. Esa niña vivía sin ningún otro pensamiento que amarme y ser amada por mí.


Yo era un niño y ella era una niña en ese reino más allá de la mar; pero Annabel Lee y yo nos amábamos con un amor que era más que el amor; un amor tan poderoso que los serafines del cielo nos envidiaban, a ella y a mí.


Y esa fue la razón por la cual, hace ya bastante tiempo, en ese reino más allá de la mar un soplo descendió de una nube, y heló a mi bella Annabel Lee; de suerte que sus padres vinieron y se la llevaron lejos de mí para encerrarla en un sepulcro, en ese reino más allá de la mar.


Los ángeles que en el cielo no se sentían ni la mitad de lo felices que éramos nosotros, nos envidiaban nuestra alegría a ella y a mí. He ahí porque (como cada uno lo sabe en ese reino más allá de la mar) un soplo descendió desde la noche de una nube, helando a mi Annabel Lee.


Pero nuestro amor era más fuerte que el amor de aquellos que nos aventajan en edad y en saber, y ni los ángeles del cielo ni los demonios de los abismos de la mar podrán separar jamás mi alma del alma de la bella Annabel Lee.


Porque la luna jamás resplandece sin traerme recuerdos de la bella Annabel Lee; y cuando las estrellas se levantan, creo ver brillar los ojos de la bella Annabel Lee; y así paso largas noches tendido al lado de mi querida, —mi querida, mi vida y mi compañera,— que está acostada en su sepulcro más allá de la mar, en su tumba, al borde de la mar quejumbrosa.

1 comentario:

  1. Bufff.... Una de esas entradas que adoro comentar, que invitan a pensar, a disfrutar... y más cuando coincido en los gustos que en ella expones.
    Sobre los poemas de Byron y Poe, siempre he sido un enamorado de la poesía "Camina bella, como la noche" del primero, pero con el segundo coincido contigo de lleno, Annabell Lee es, junto a Berenice (final impresionante que hace saltar el pecho) uno de mis dos poemas favoritos del maestro. Sobre esto, no dejes de escuchar y ver el video en el que Radio Futura adaptó, allá por los noventa, el poema de Annabell Lee en una canción del mismo nombre.
    "(...)No luz de luna sin traérmela en sueños
    ni brilla una estrella sin que vea sus ojos,
    y así paso la noche acostado con ella,
    mi querida niña hermosa, mi vida, mi esposa(...)"
    Brutal.
    Y ya termino con esto animándote a leer sin retraso El Monte de las Ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer. Si no te gusta me arranco un dedo, en serio.
    Sobre tus relatos, ¿Qué decirte? Brillan con luz propia. El primero me ha arrancado una lágrima y me ha erizado el vello de la nuca en esa extraña sensación de calor que te embarga cuando te enfrentas al vacío, al infinito y a todo lo que hay detrás.
    El segundo me ha pintado una sonrisa comprensiva, ha despertado un sentimiento de amistad, de comprensión, de amor compartido hacia ese destino fatídico imprescindible en todo amor que no quiere morir más allá de la muerte.

    Me alegro de que se haya arreglado Blogger y poder seguir disfrutando de tus líneas.
    Y gracias por tu comentario, por tus palabras y por tu compañía, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.