27 may. 2011

NO SÓLO LLUVIA

Tras el cristal una chica de ojos marrones, tez pálida y pelo color negro azabache.

Adolescente de sonrisas invisibles y de mirada perdida en el horizonte.

Mirada que desprende una tristeza tibia similar a la producida por la melancolía de esas pequeñas gotas líquidas que espolvorean las nubes.

Tras sus pupilas las puertas a un mundo interior que pocos son capaces de cruzar.

Mundo de cielo sin sol, sin luna, sin estrellas, de caminos tortuosos, de baldosas grises desgastadas, de bosques de naturaleza muerta y cementerio de versos olvidados.

Mundo de tinieblas y oscuridad, de lagos kilómetricos de agua estancada, de pozos oscuros de lágrimas amargas, de nieve bajo las botas al caminar.

Tras sus pupilas las puertas a un mundo interior que pocos quieren cruzar.

Mundo desordenado invadido por la sangre escarchada derramada, la lucha inacabada, los miedos paralizantes, las verdades que apuñalan, las palabras huecas sin significado, los silencios que ahogan en silencio, los sueños que permanecen dormidos en estado de coma, las heridas que vuelven a abrirse y que no quieren cicatrizar.

Mientras tanto las gotas de lluvia siguen su danza sobre el vidrio transparente de la ventana y el reflejo de otra silueta comienza a parpadear.

Mujer de mirada brillante, de sonrisas resplandecientes, de piel pálida tatuada, de ojos marrones y pelo color negro azabache.

Tras sus pupilas las puertas a un mundo interior que ella misma no deja de soñar.

Un mundo de cielo azul radiante, de rojo incandescente, de nubes blancas que emcapotan el mar con su caminar, de estrellas centelleantes y luna llena, un mundo de bosques infinitos con árboles frondosos, de baldosas rojas, moradas y negras, de lagos cristalinos, de pozos secos, de nieve bajo las botas al caminar.

Un mundo de sueños despiertos que gritan alborotando el silencio, de miedos que ayudan a crecer, de dudas resueltas por investigaciones históricas, de lucha comenzada, de heridas cerradas, de palabras que dicen todo sin decir nada, de verdades que ayudan a sonreír, de pasos firmes hacia adelante, de corazón rebelde y sangre caliente.

Mientras tanto las gotas de lluvia se suicidan por el cristal.

Así como la lluvia no es sólo lluvia.

Lluvia no es únicamente Lluvia.

También es Libertad.

2 comentarios:

  1. Me encantan las dos últimas frases!!!

    ¡¡Hemos ganado!! Wooooooooooo jo, perdón. Me he dejado llevar por la emoción :P

    Disfruta tu concierto!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la evolución de este escrito y sigo pensando que tienes un ritmo literario cojonudo para hablar de estos temas. Coincido en que las últimas frases son acojonantes, y la imagen de las gotas suicidándose en el cristal de la ventana me parece apoteósica. Es un placer entrar aquí y leerte, niña, de verdad, no se me ocurre un sitio mejor en el que estar ^_^-

    Un abrazo para los dos y disfrutad muchísimo del conciertazo de Sôber, que menuda envidia... Vamos, no voy porque la última vez se confundieron y casi me suben al escenario pensando que era uno de los miembros del grupo, que si no... jajaja (No, sin coña, en el rock in rio un metalero de los de antes me pidió un autógrafo tó desfasao, el pobre)
    Un besazo y pasad un finde brutal.

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.