16 may. 2011

PREGUNTAS

Ayer os dejé versos escritos por genios...hoy os quiero dejar algo escrito por mí, y os pido vuestra total sinceridad...

¿Vale para algo o no vale para nada?, ¿Os invita a querer seguir leyendo o a dar carpetazo y tirarlo a la basura?

Os dejo la sinopsis, y el primer capítulo de un proyecto (cuya única meta no es su extensión, sino acabarlo y regalarlo, porque es un tributo a dos miembros de mi familia).

Ya me diréis queridos lectores míos…


Sinopsis:

Una chica de 25 años, llamada Lluvia, cansada de llorar sin saber por qué, se sumerge en la aventura de ahondar en el pasado de sus antepasados, para intentar descubrir el motivo de sus lágrimas.
Sucede que a veces, las decisiones que tomamos nos llevan a recorrer ciertos caminos, y al no recorrerlos, nos perderíamos muchas cosas; aunque caminarlos nos haga daño y nos deje el corazón devastado.
Caminar o no caminar.
De ello depende, conocernos a nosotros mismos, y sentirnos en paz.
De ello depende, conocer nuestra historia, (saber de dónde venimos), vivir nuestro presente (saber dónde estamos), soñar con un futuro, (saber a dónde queremos ir), o pasar por la vida con una venda en nuestros ojos, para no ver y así no tener que sentir…
¿Quieres caminar con Lluvia y conocerla? Quizá en ella encuentres algo de ti.


Primer capítulo:


“Yo, que no sé nada, sé que mis ojos están abiertos, porque las lágrimas no dejan de caer.”                                                                                                                                       
                                                                                                            Samuel Beckett

1.CINCO PALABRAS

No sabía por qué lloraba, pero sabía que estaba viva porque lloraba.
-¡No sé por qué lloro!
Fue en el momento en el que estas cinco palabras salieron balanceándose desde mi boca, cuando comenzó todo.
Recuerdo que era una tarde de invierno a primeros de Diciembre, estaba viendo en la televisión, estos programas sobre famosos con cotilleos y chismes; y de repente sentí una angustia poderosa que me impedía respirar con normalidad, llevaba ya unos cuantos días teniendo ganas de llorar sin encontrar  el motivo, - no me había sucedido nada malo, ni existía nada que me mantuviera tan estresada o preocupada como para querer derramar mis lágrimas -, pero más que ganas sentía una desbordante necesidad de llorar.
Siempre he sido una niña feliz, que vertía lágrimas únicamente de cocodrilo, cuando quería conseguir un juguete nuevo, o un montón de golosinas, pero desde mi adolescencia, todo cambió y la tristeza pasó a formar parte de mí, acompañándome siempre, siendo mi más fiel compañera.
Cuando menos lo esperaba, ¡zas!, esas pequeñas gotitas saladas se precipitaban desde mis ojos, y se resbalan por mi rostro.
Pero esa tarde, fue la gota que colmó el vaso, ese vaso que se había ido llenando poco a poco, con todas esas ganas de llorar contenidas y silenciadas, día tras día.
Su líquido transparente se desbordó, y rompí a llorar, de mis ojos comenzaron a brotar pequeñas gotitas de agua, que al mezclarse con mi maquillaje, dejaron en mi piel una huella oscura disfrazando su recorrido.
Esas cinco palabras, siguieron danzando su danza macabra por todos los rincones de mi cerebro, y cuando cesaron fue su disonante eco el que permaneció bailoteando y retumbando en mi mente.
Fue entonces cuando decidí reflexionar sobre mis sentimientos, sobre mi personalidad, mi esencia, fue entonces cuando sentí otra necesidad imperante, pero esta vez no fue de llorar, sino de rebuscar en mi pasado, en el pasado de mi familia, para intentar hallar el origen de mis sollozos.


4 comentarios:

  1. Pides sinceridad, he leído páginas mucho peores que están publicadas y cuyos libros cuestan 24 euros. Que sabes escribir -en mi opinión está claro, sino me imagino que no te leería, no leo a todo el mundo. Y las respuestas están en ti, siempre estarán en ti, escúchate y sabrás si quieres emprender ese viaje de letras. Si debes emprenderlo al hacerlo te sentirás mucho mejor. Esa es la respuesta que vale, dejar las huellas atrás para que no sigan entorpeciendo el camino.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ates que nada, gracias por tus bellas palabras en mi blog. Me alegro un montón de haberte conocido aunque sea a través de esta pantalla y tan sólo esa parte de ti que en tu entrega muestras al mundo.

    Sobre lo que escribes, lo que preguntas... Llevos tres lecturas (estilo, gramática y, lo que a falta de algo mejor llameremos espíritu). Así que te voy a responder tres veces (jejeje)

    1.- Estilo:
    No creo que vaya a sorprenderte si te digo que me encanta. Hay algo en el tono, en la forma en que manejas las palabras, que me engancha. Transmites una voz a la que es fácil coger cariño, una melodía a la que todos querrían ayudar. No me ha costado entender y sentir aprecio por esta Lluvia y desear que sus problemas terminen. Porque el tono es triste, sí, pero también nostálgico y un poco alegre, no es ese llanto patético ni esa queja superflua que a veces hace que cierre el libro y, nunca mejor dicho: literalmente, lo tire por la ventana. Así que sí, me llega.

    2.- Gramática:
    Aquí te tengo que dar un par de collejas. Me pides sinceridad y te la doy: Has de tener cuidado con la puntuación. Supongo que te pasa como a mí, que estás acostumbrada a leer poesía y en la obsesión de darle a tu prosa un ritmo melódico y tranquilo se te escapan las comas casi sin querer. Revisa el texto, cómete alguna que otra coma que se te ha escapado y recuerda que existen los puntos y el punto y coma. La verdad es que siempre estuve a la gresca con mi profesor acerca del uso del punto y coma pero bueno... Recuerda:
    -Comas en enumeraciones, explicaciones, aclaraciones y después de localizadores de tiempo y lugar.
    -Se puede poner una coma delante de una conjunción si ésta rompe la cadencia del texto. De todas formas no abuses de las comas delante de conjunciones copulativas (y, e, ni, que) a no ser que sea necesario.
    -Recuerda que muchos peros forman un peral (frase favorita de mi profe de lengua) tira de aunque, sin embargo, no obstante y un mas, sin tilde, bien metido es una victoria.
    En resumen, lo mejor es que le des una segunda vuelta al texto escrito mirando sólo los signos de puntuación y viendo en qué cambia la obra si los modificas o eliminas. Y recuerda que, a veces, el cortar frases por la mitad consigue la cadencia que necesitas. Por ejemplo:
    "Era mala.
    Sus mentiras, largas y afiladas como las uñas con las que tejía las horas más oscuras de la noche, se me clavaban.
    Desgarrándome.
    Las palabras que su aliento cálido escupía, palabras voluptuosas que prometían las delicias de un lecho maldito, llovían sobre mí esquivándome como las balas de fogueo de una película de bajo presupuesto.
    Sin llegar a alcanzarme.
    Era mala.
    Y aún así, la amaba."
    Es una mierda, pero se ve lo que te digo de romper frases.

    3.- Espíritu.
    Ahora sí, lo que que es el texto en sí, las emociones, las palabras... Eso que ya sabes que sí que sí, que siempre me llega, que es tu punto fuerto y que, sin duda, lo compraba ya mismo.
    Quiero conocer a Lluvia, quiero tomarla de la mano y vivir su aventura, quiero entender su dolor, ver de nuevo su sonrisa.
    Y sé que voy a cruzar los dedos porque nada malo le pase a lo largo de todo el libro.
    Sin duda vales, sin duda no debes dejarlo y -sin duda sin duda sin duda, qué pesado soy a veces-, me encantaría poder leerlo entero alguna vez.

    Un fuerte abrazo, Rebeca, y perdona si soy brasa o me pongo pejiguera, desde luego vales un montón y estoy deseando ver hasta dónde eres capaz de llegar.

    Rafa

    ResponderEliminar
  3. Creo que me repetiré así que reitero lo que han dicho Begoña y Rafa.
    También te doy un pequeño apunte. Busca sinónimos. Por ejemplo "ahondar en el pasado de sus antepasados" suena repetitivo. Mejor "ahondar en la vida de sus antepasados" u otro sinónimo. "Ahondar en el pasado de sus ancestros"
    Fíjate en eso porque a veces al lector le cansa.

    Sigue escribiendo. Para que nosotros conozcamos a Lluvia y, sobretodo, para que la conozcas tú.
    Me gusta y sé que me va a sorprender :)

    Ánimo y a por todas!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que quizas este no este preparado para dar una opinion tan especializada.
    Pero esto es cojonudo a mi forma de ver!!
    por que yo creo que no hay nada mejor en una historia que entrar en ella,que te enganche como lo hacen las tuyas,que te quedes con mas ganas de mas.
    En fin que eres cojonuda!!!
    Ahh y gracias por los consejillos del blog,que es verdad que nos robaron los comentarios,encima de que tengo pocos me lo quitan jajaja!!
    Un saludo desde la lejana Köln,JaviBenny

    ResponderEliminar

Los comentarios de carácter ofensivo o spam, serán eliminados de este espacio automáticamente. Se ruega respeto y educación.